El final de la pasada temporada dejó un sabor agridulce dentro del madridismo. Primero, se celebró 'La Orejona' conseguida en Kiev frente al Liverpool. Después, Zinedine Zidane decía adiós al club tras más de dos años y medios en el cargo. Con el francés en el banquillo, el Real Madrid logró hacer historia al ganar la Champions League en tres ediciones consecutivas.

Noticias relacionadas

Sin embargo, Zizou dejó el Santiago Bernabéu y Julen Lopetegui ocupó su lugar. La llegada del vasco estuvo inmersa en la polémica desde el primer momento, fruto de todo lo que se vivió con él, el propio Real Madrid y Rubiales, quien decidió echar al de Asteasu de la selección española. Pese a todo, el entrenador se hizo con las riendas del conjunto blanco, contando con el gran hándicap de no tener a sus órdenes a Cristiano Ronaldo.

El curso no dio inicio de la mejor manera para los merengues. Derrota en la Supercopa de Europa frente al Atlético de Madrid y muchas dudas sobre el nuevo proyecto. Con altos y bajos, el equipo blanco fue perdiendo puntos en La Liga y abriendo distancia con la cabeza de la tabla. Esto desembocó en un mes de octubre para olvidar y un Clásico que dejó a Lopetegui sentenciado y a Solari como nuevo entrenador del transatlántico de Concha Espina.

El argentino entró con buen pie en el primer equipo tras dirigir al Castilla en los últimos años. Desde el momento inicial quiso dejar su sello claro y este no era otro que la meritocracia que tan famosa hizo José Mourinho en su día. Jugadores como Lucas Vázquez, que habían tenido menos protagonismo hasta ese momento, dieron un paso adelante en la rotación. Mientras, otros como Isco Alarcón iban quedándose relegados a un segundo plano.

Entrenamiento del Real Madrid Emilio Naranjo Agencia EFE

El futbolista de Arroyo de la Miel llegó a quedarse incluso fuera de la lista definitiva frente a la Roma, viendo el partido de la Champions League desde las gradas de El Olímpico. Los primeros desencuentros entre Isco y Santiago Solari llegaron antes. Al mediapunta no le sentó nada bien que el argentino le dijese que debía cambiar su fútbol si quería tener un sitio en su equipo.

Esto se unió al famoso 'caso Halloween'. El jugador publicó en su día una fotografía disfrazado que creó mucha polémica debido a que en esos momentos el Real Madrid estaba disputando un partido. Pero, además, su falta de forma física también fue afectando a su rendimiento y a que su peso comenzase a bajar dentro del equipo blanco. 

Sus compañeros comenzaron a hacer piña entorno a su figura. Uno de los que más ha salido en defensa de Isco Alarcón es Dani Carvajal, quien llegó a asegurar en su día que el malagueño era uno de los futbolistas "de los que más" se quiere en el vestuario madridista. El lateral de Leganés también apostó porque la situación cambiaría e Isco volvería a ser importante. Algo que de momento no ha pasado.

Protagonista de las ruedas de prensa

No había rueda de prensa en la que el nombre del andaluz no saliese a relucir. En especial después que el futbolista no cogiese el brazalete de capitán, algo que después se supo que era porque lo había hablado con el propio Carvajal. Pese a la defensa de su compañero de vestuario, otros como Marcelo sí le señalaron, llegando a asegurar que para jugar debería entrenar más fuerte cada día. 

Solari fue cansándose de las preguntas sobre el internacional español a medida que pasaban las semanas y se centraba en lo que estaba por venir. Siempre en el siguiente partido. Pese a todos los rumores y las habladurías, el técnico rosarino siguió manteniéndose fiel a sí mismo y continúo sin apostar por un Isco que tan solo ha sido titular en tres ocasiones desde que Lopetegui fuese destituido.

Solari, durante un entrenamiento del Real Madrid EFE

Pocos minutos en el terreno de juego y muchos en ruedas de prensa, así como en las diferentes tertulias televisivas y radiofónicas. Durante el mes de enero, e incluso antes, se comenzó a especular con un futuro próximo lejos del Santiago Bernabéu, algo que el propio Isco desmintió con unas contundentes declaraciones: "Para nada quiero salir del Real Madrid".

Futuro en el aire

El deseo de Isco era continuar en el club blanco, aunque son varios los equipos que se han posicionado en la lista de pretendientes del internacional español. Manchester City, Juventus, Inter de Milán e incluso el Barcelona se han interesado por el '22' del conjunto merengue. También se habló de un posible contacto entre el jugador y el Paris Saint-Germain, aunque son los ingleses y el equipo de Turín los que más han empujado por el futbolista.

Solari no continuará en el Real Madrid, algo que podría dar un giro de 180 grados al futuro del futbolista. Sus desencuentros con el malagueño han sido continuos y es que desde el primer enfrentamiento por la petición del cambio de juego, las cosas han ido de mal en peor. 

Una luz al final del túnel supone el posible regreso de Zinedine Zidane. El técnico francés siempre mostró una predilección por Isco y este también hacía el mítico exfutbolista. El mediapunta llegó a imponerse incluso a Gareth Bale y fue importante en las finales de Cardiff y Kiev.

Zidane consuela a Isco Reuters

Otra de las opciones que baraja el Real Madrid es José Mourinho. El fútbol vertical y de velocidad por el que suele apostar el portugués parece no ser el idóneo para las características de Isco Alarcón. Además, el técnico luso le gusta el trabajo fuerte en el día a día, un punto muy importante en el desencuentro del propio jugador con Santiago Hernán Solari.

Así, el futuro de Isco está en juego. No cuenta para el argentino, pero este tiene las horas contadas. Su cotización en el mercado no ha bajado pese a la bajada de minutos en los últimos meses, pero su futuro en el Real Madrid o su salida dependerá de quién releve a Solari en el banquillo del Santiago Bernabéu.

[Más información: Solari señala a Isco: "Para jugar primero hay que ponerse en forma"]