El Real Madrid se enfrenta este martes a la Roma en la penúltima jornada de la fase de grupos de la Champions League. El conjunto blanco se juega gran parte de sus aspiraciones para pasar de ronda como primero de grupo, por lo que es un duelo de vital importancia para el cuadro merengue.

Noticias relacionadas

Para que la entidad consiga esta importante victoria, uno de los jugadores que deben aparecer es Gareth Bale. Tras un inicio de temporada brillante del galés, el 'Expreso de Cardiff' no pasa por su mejor momento del curso. Ha tenido un frenazo tanto a nivel goleador como de juego, pero el duelo de este martes es la oportunidad perfecta para darle un giro de 180 grados a la situación.

Precisamente ante el conjunto romano marcó el último gol de esta temporada antes de una racha goleadora negativa que duró ocho partidos y que puso fin ante el Viktoria Pilsen, también en la Champions. Sin embargo, Bale quiere volver a ser el jugador que brilló ante la Roma en el Santiago Bernabéu, y la oportunidad se le presenta en este partido.

Bale pasa el balón en el entrenamiento en Roma

Clave para el partido en Roma

Bale volverá a ser titular este martes. El galés formará en la delantera junto a Karim Benzema, y el papel de ambos será clave para conseguir la victoria. El ex del Tottenham necesita mostrar su mejor nivel para superar a la defensa romanista, que tampoco vive su mejor momento esta temporada en la Serie A, pero que ha conseguido sacar los partidos adelante en la Champions.

La velocidad de Bale puede ser un factor determinante en el partido. El internacional galés es un peligro para cualquier defensa si tiene campo para correr, y más ante una zaga que cuenta con una importante baja. Manolas no estará en el duelo tras lesionarse en el último partido de su selección, lo que hace que Di Francesco no pueda contar con su pilar defensivo para el duelo más importante hasta el momento en la máxima competición europea.

Sin el griego, los titulares en el centro de la defensa serán Fazio Juan Jesus, salvo que el técnico romanista dé la sorpresa y alineé a Marcano. Ya sea en un caso u otro, la velocidad de los centrales de la Roma no es alta, por lo que en las contras que consiga llevar a cabo el Real Madrid, Bale podría causar estragos, como ya se demostró en el partido de la primera jornada de la competición.

Gareth Bale se lamenta de una ocasión fallada ante el Eibar REUTERS

La necesidad del mejor Bale

Más allá de este partido, el Real Madrid necesita al mejor Bale. La mejor versión del conjunto blanco se dio al principio de temporada, justo cuando el '11' vivió sus mejores momentos del curso. Por ello, ante los duros partidos a los que se enfrenta la entidad de Chamartín hasta final de año.

Tras el duelo de este martes, el Real Madrid se enfrenta al Valencia, que parece haber superado la crisis, el próximo sábado 1 de diciembre. Pero la historia no acaba aquí, ya que para terminar el 2018 la entidad de Concha Espina deberá afrontar el Mundial de Clubes, en el que esperan volver a hacer historia ganando su tercer título mundial consecutivo.

Para conseguirlo, el Real Madrid deberá ganar a rivales que, aunque a priori tienen menor nivel, serán duros y correosos. El Kashima Antlers, que ya le puso en serias dificultades en la final de hace dos temporadas, y Boca Juniors River Plate se presentan como los principales rivales a pelearle el título al cuadro merengue. Solari confía en que Bale vuelva a ser la estrella del ataque blanco para estos duelos, sin embargo, para conseguirlo, tiene que empezar por alzar su nivel este mismo martes en la Champions en el Olímpico de Roma.

[Más información: Todos los caminos llevan a Roma: el Madrid regresa al lugar donde empezó todo]