Beckham celebra un gol con la camiseta del United

Beckham celebra un gol con la camiseta del United REUTERS

Fútbol PREMIER LEAGUE

Ferguson revela el encontronazo con Beckham que forzó su fichaje por el Madrid

Noticias relacionadas

El 15 de febrero de 2003, David Beckham puso pie y medio fuera del Manchester United y 'aceleró' su aterrizaje en el Real Madrid. El jugador, por aquel entonces del conjunto inglés, tuvo un encontronazo con Ferguson durante el partido de octavos de final de la Copa Inglesa ante el Arsenal. Una pelea que ha explicado ahora en su autobiografía el propio entrenador. 

"Él estaba a unos tres metros y medio de mí. Entre nosotros, en el suelo, había una fila de botas. David maldijo. Me moví hacia él y cuando me acerqué, le di una patada a una bota. Le golpeó justo encima del ojo. Por supuesto que se levantó para venir hacia mí, pero los jugadores le pararon", ha explicado Ferguson

'"Siéntate', le dije. 'Has decepcionado a tu equipo. Puedes discutir todo lo que quieras'", añade. Y, según el entrenador, había decepcionado a sus compañeros por haber fallado el segundo gol encajado ante el Arsenal (0-2) en el encuentro. 

Sir Alex Ferguson en la grada de Old Trafford.

Sir Alex Ferguson en la grada de Old Trafford. Andrew Yates Reuters

Ferguson decidió venderle ese verano

Este encontronazo fue el detonante que llevó al futbolista inglés a abandonar el Manchester United al final de aquella temporada. "Al día siguiente, la historia estaba en la prensa. Fue en esos días cuando le dije a la junta directiva que David tenía que irse. En el momento en el que un jugador del Manchester United piensa que está por encima del entrenador, debe irse", recalca ahora el propio Ferguson, que analiza además esos últimos meses de David en Manchester.

"En su última temporada con nosotros, todos éramos conscientes de que su ritmo de trabajo iba bajando y habíamos oído rumores de un contacto entre el Real Madrid y el entorno de David. El principal problema era que su nivel de compromiso había bajado desde que se había convertido en un jugador 'estratosférico'", concluye ahora Sir Alex Ferguson.