El Real Madrid conoció este miércoles por primera vez la derrota en esta Liga. El club blanco perdió 3-0 en su visita al Sánchez Pizjuán, un estadio donde el combinado merengue no conoce otra cosa en los últimos tres años que no sea la derrota. El Sevilla fue claramente superior a los de Lopetegui que salieron dormidos al partido y se vieron siempre a rebufo de su rival.

Noticias relacionadas

Las críticas han atacado al Madrid tras el pinchazo frente al club hispalense. Razón no falta al hablar exclusivamente de lo visto en el césped este miércoles. La versión ofrecida por el club blanco dejó mucho que desear, pero por solo este partido no deberían saltar las alarmas entre la afición madridista, como se pretende hacer ver desde diferentes sectores de la prensa.

Empatado a puntos con el Barcelona

El Real Madrid sigue colíder. La derrota en Sevilla no hizo más que evitar que el conjunto blanco se pudiera distanciar en la tabla de clasificación de su eterno rival, el Barcelona. Ambos se encuentran empatados en lo más alto con trece puntos cada uno, después de que los blancos empataran en la jornada 4 contra el Athletic y el Barça hiciera lo propio en la 5 frente al Girona. Los dos grandes clubes de España calcan por ahora su rendimiento en Liga, aunque la sensación entre los culés tendría que ser de mayor catastrofismo.

Messi y Coutinho abandona Butarque abatidos

Los pinchazos del Madrid han llegado en feudos muy complicados como son San Mamés y el Sánchez Pizjuán. Por su parte, el Barça pinchó en su casa y en Butarque ante dos rivales de menor categoría en comparación al Athletic y el Sevilla. El Real Madrid perdió una gran oportunidad de abrir brecha con su gran competidor y más teniendo en cuenta que los blancos saltaron ya al campo conociendo el resultado de los azulgranas, pero la derrota culé minimiza los daños. A estas alturas de la temporada pasada, en la jornada 6, el Real Madrid ya se había dejado siete puntos más por el camino -dos más que ahora-, mientras que los de Valverde solo conocían la victoria y se encontraban a una diferencia considerable de puntos de los de Zidane.

El Madrid ya solo piensa en el derbi

A esto hay que sumarle que al Real Madrid se le presenta por delante una enorme oportunidad de resarcirse: el derbi. Solo tres días después del choque en Sevilla, el Madrid recibe al Atlético en el Santiago Bernabéu. No hay apenas tiempo para pensar en la derrota de este miércoles y es que la cabeza ya tiene que estar cien por cien puesta en el choque contra los de Simeone. Ahora que los palos se vuelcan sobre el vestuario blanco, este tiene delante suya uno de esos días que tanto le gustan para cerrar bocas. Ganar el derbi supondría dar un golpe sobre la mesa y, de paso, tomarse la revancha de la pasada Supercopa de Europa. El derbi como medicina.

El Real Madrid de Lopetegui acaba de echar a rodar. En un club en el que siempre hay poco margen para todo el que se siente en el banquillo, el exseleccionador ha sabido sacar partido a los suyos y en partidos como contra la Roma se rozó la excelencia. El equipo tiene la base para triunfar. Se han pulido detalles y se han erradicado grandes fallos que lastraron el curso pasado al equipo en la competición doméstica.