Cristiano Ronaldo y Zinedine Zidane

Cristiano Ronaldo y Zinedine Zidane

Fútbol

Zidane se va para no gestionar la posible salida de Cristiano

Una de las grandes razones por las que el entrenador ha decidido no continuar es el posible traspaso del crack portugués este verano. El técnico, muy ligado personalmente a la actual plantilla, cree que no es la persona indicada para llevar a cabo la revolución que necesita el equipo blanco. 

Noticias relacionadas

El fin de la etapa de Zinedine Zidane como entrenador del Real Madrid ha sorprendido tanto en el club como en el vestuario. Nadie esperaba el anuncio realizado por el francés solo cinco después de ganar su tercera Champions consecutiva. El técnico cierra así una época dorada de 878 días en la que ha levantado nueve títulos. El triunfo en Kiev ante el Liverpool parecía asegurar su continuidad, pero el galo ha decidido dar un paso al lado y dimitir para que la entidad merengue comience un nuevo proyecto. 

ZIDANE NO QUIERE HACER LA REVOLUCIÓN 

Uno de los motivos por los que Zidane no ha querido seguir en el Real Madrid es porque no quiere ser el encargado de llevar a cabo una revolución en la plantilla. A pesar de la Champions, la imagen en Liga y Copa ha provocado que en el club blanco se considere prioritario reforzar el equipo en el mercado. Por su unión personal con el grupo, el francés considera que, aunque coincide en la necesidad de fichar, el encargado de esa renovación debe ser un nuevo entrenador. 

Zidane tampoco quiere ser el técnico que gestione la posible salida de Cristiano Ronaldo, según ha podido saber EL BERNABÉU. El portugués, con sus declaraciones tras el encuentro en el Olímpico de Kiev, se ha puesto a la venta. Si finalmente se produce la marcha del Balón de Oro, el Real Madrid comenzará un nuevo proyecto deportivo y el técnico galo no se ve como la persona idónea como para liderar esta nueva etapa. Además, el desgaste sufrido en los últimos meses ha minado sus fuerzas. 

Zidane manteado por la plantilla

Zidane manteado por la plantilla

La relación entre Zidane y Cristiano siempre ha sido muy estrecha, con un reconocimiento constante del entrenador al papel de su estrella. Esta es una de las razones por las que el técnico ganador de tres Champions consecutivas decide dejar la entidad merengue. No quiere tener que vivir con la presión de ser el dueño del banquillo cuando el mejor jugador del Real Madrid en el siglo XXI abandone la capital de España.

Además, la necesidad de dar un cambio a una plantilla que considera suya ha hecho imposible la continuidad de Zidane. El francés confesó al Real Madrid que lo mejor para el club era que no continuase al frente del banquillo. Ya en invierno se opuso al fichaje de Kepa para reforzar la portería y tener un guardameta de futuro. El motivo es que sentía un compromiso personal con Keylor Navas y Kiko Casilla.

Menos de 24 horas de que Florentino Pérez y José Ángel Sánchez conocieran por boca de Zidane su adiós, el entrenador oficializó su marcha y puso el punto y final a una era histórica en el Real Madrid con tres Champions, una Liga, dos Supercopas de Europa, dos Mundiales de Clubes y una Supercopa de España