Junta general extraordinaria de accionistas de Prisa, en la que Cebrián formalizó su renuncia.

Junta general extraordinaria de accionistas de Prisa, en la que Cebrián formalizó su renuncia. EFE / Rodrigo Jimenez Agencia EFE

Medios PRENSA

La salida de Cebrián ahorra a Prisa 5,7 millones solo en consejeros ejecutivos

El informe anual de remuneraciones de la compañía refleja una importante reducción en el gasto del consejo de administración.

Noticias relacionadas

En diciembre de 2017 Juan Luis Cebrián renunciaba a sus cargo como presidente ejecutivo de Prisa. Una larga guerra que comenzó a resolverse con el nombramiento de Manuel Polanco como presidente no ejecutivo en enero de 2018 y que en abril terminaría con la retirada del propio Cebrián de todos sus cargos honoríficos, incluyendo la presidencia del diario El País.

Una serie de acontecimientos que abrieron la puerta a una nueva etapa en la compañía, alejada de los manejos mediáticos y políticos del fundador de El País, pero que también generaron un gran ahorro para las alicaídas arcas del grupo Prisa. Según consta en el informe anual de remuneraciones que la sociedad ha remitido este miércoles a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), en el ejercicio 2018 la compañía solo remuneró con 858.000 euros a sus consejeros ejecutivos.

Esto supone una reducción de 5,7 millones si se compara con los 6.619.000 euros que se gastó Prisa en 2017 para pagar a todos sus consejeros ejecutivos, un 87% menos. La compañía explica en su informe que en 2017 el consejo de administración contó con tres consejeros ejecutivos en cada momento (Juan Luis Cebrián, Manuel Polanco, José Luis Sáinz y el actual CEO Manuel Mirat), mientras que en 2018 el único consejero ejecutivo fue Mirat.

Se reduce un 72% el coste del consejo

Realmente -y si se comparan los datos con 2017- vemos que el grueso de las remuneraciones, sin contar indemnizaciones, fueron para José Luis Sainz y el propio Cebrián. En los registros de la CNMV consta que durante el ejercicio 2017, Sainz cobró 3,4 millones, mientras que Cebrián se embolsó 2,1 millones. Polanco cobró 1,6 millones en este mismo periodo.

De esta manera, el coste del consejo de Prisa en el año 2018 se ha aligerado de manera importante. En 2017, con Cebrián y Sainz, el coste total fue de 9,8 millones de euros, muy por encima de los 5,6 millones de 2016. No obstante, la reducción para 2018 ha sido hasta los 2.659.000 euros, 7,1 millones de euros menos y una reducción del 72%.

Es así como para este 2018 sorprende la diferencia de remuneraciones entre los nuevos ejecutivos. El consejero delegado Manuel Mirat cobró 858.000 euros, uno de los más bajos del sector de medios de comunicación en empresas cotizadas, mientras que el presidente no ejecutivo durante gran parte del año, Manuel Polanco, cobró 735.000 euros, menos que los 1,6 millones del año anterior, cifra alterada por la indemnización por haber dejado de ser presidente ejecutivo.

Javier Monzón, el actual presidente no ejecutivo cobró 140.000 euros, una cifra inferior ya que gran parte del año fue solo consejero y luego vicepresidente no ejecutivo de la compañía editora de El País y Cadena Ser.