Pedro García Guillén, en una imagen de archivo.

Pedro García Guillén, en una imagen de archivo.

Medios PRISA RADIO

Pedro García Guillén: el hijo pródigo vuelve a Prisa dos años después

Durante treinta años ha gestionado negocios tan diversos como el diario 'Cinco Días', 'As', 'El País', Sogecable o Movistar+.    

Pedro García Guillén, que será nombrado consejero delegado de Prisa Radio la próxima semana, es historia viva del grupo y probablemente la persona que mejor conoce todos los entresijos de la primera compañía de medios de comunicación de España.

Exceptuando un paréntesis de dos temporadas en Movistar+ -obligado por la compra que Telefónica realizó de Sogecable-, ha trabajado los últimos treinta años en puestos de responsabilidad de diferentes departamentos del editor de El País y de la Cadena Ser.

¿La clave? Quienes le conocen destacan su marcado perfil técnico y su gran capacidad para adaptarse a su entorno. De otra manera, no se explica que haya gestionado negocios tan diversos como periódicos sectoriales, generalistas y televisiones. Una trayectoria que comenzó como financiero y que le ha llevado a convertirse en un gestor de contenidos.

"Lo suyo es gestionar"

Quienes le conocen también destacan su capacidad para mantenerse al margen de las luchas políticas. Esto explica que García Guillén haya sido el elegido para gestionar Sogecable en 2009, en plena guerra del fútbol, y fichado para encabezar una nueva etapa al mando de Prisa Radio.

“Lo suyo es gestionar”, dicen quienes le conocen. Lo que entra perfectamente en el perfil que quiere Mirat para la nueva Prisa: libre de ataduras políticas y de luchas accionariales y solo centrada en generar valor y en gestionar sus negocios. Todo ello siempre dentro del rigor presupuestario que exigen los tiempos.

García Guillén comenzó su carrera profesional como financiero en BMW y Ford, unos inicios en los que probablemente nunca imaginó que se mantendría por más de tres décadas como directivo de un grupo de comunicación. Fue en aquella etapa cuando comenzó a pulir su marcado perfil técnico que fue clave para ganarse la confianza de Jesús Polanco y de Juan Luis Cebrián.

Desembarco en Prisa

En 1989 fue fichado por Prisa para su departamento de finanzas, desde donde escaló rápidamente hasta convertirse en consejero delegado de Cinco Días en 1995. El diario económico había sido comprado seis años antes por el grupo fundado por Jesús de Polanco, por lo que el objetivo de García Guillén fue encarrilar sus cuentas y devolverle a la rentabilidad.

Cumplió sus deberes, lo que fue su carta de presentación para asumir el mando del diario As, en 1999, junto con la división de revistas (Progresa). En septiembre de 2000 siguió escalando posiciones hasta ser nombrado director general de El País, cargo que mantuvo durante nueve años.

En este periodo gestionó la última etapa dorada de la prensa y del diario El País, coincidiendo con el año 2007, el de mayor inversión publicitaria en la historia de los medios en España. García Guillén abandonó El País en 2009, cuando los primeros efectos de la crisis salpicaron al sector.

Seis años en Sogecable

El nuevo objetivo de García Guillén fue rescatar Sogecable con una deuda de más de 5.000 millones de euros. En plena guerra del fútbol con Mediapro, el futuro consejero delegado de Prisa Radio intentó enderezar las cuentas de la televisión de pago, aunque sin éxito.

Negoció la venta del canal en abierto Cuatro a Telecinco en 2010, en un intento por aliviar la delicada situación financiera de la división audiovisual de Prisa. Pero no fue suficiente. Pese a ello, todos en Prisa reconocen su labor al frente de la compañía, gestionando un gigante audiovisual y pilotando la venta a Telefónica.

Telefónica le nombró consejero delegado de Movistar+ en 2015. García Guillén seguiría al mando de la empresa resultante de la fusión de los activos audiovisuales de la teleco y Sogecable, donde trabajó en el desarrollo y la consolidación del proyecto televisivo de Telefónica.

Nueva etapa en Prisa Radio

Bajo su dirección se puso en marcha el canal #0, impulsó la creación de la línea de producción propia original de Telefónica, con películas y series; y trabajó en la renovación de derechos de emisión de contenidos claves para Movistar+, como el deporte, el cine y las series.

En diciembre del año pasado se conoció su salida de Telefónica, en el marco de la creación de un nuevo equipo de gestión del área audiovisual de la operadora. Hasta la fecha, García Guillén se mantenía alejado de la primera línea, hasta la llamada de Manuel Mirat pidiéndole que volviese a Prisa.

Desde su nuevo puesto, Prisa y Manuel Mirat confían en que García Guillén realice una profunda transformación en las radios del grupo y que genere proyectos para crear valor, siempre desde el rigor y la disciplina financiera.