El puente de Westminster, en Londres.

El puente de Westminster, en Londres.

Empresas ECONOMÍA

Un 4,7% del PIB español está expuesto a las elecciones británicas por los negocios del Ibex 35

Un estudio de S&P Global señala a España como la gran economía más vulnerable a lo que suceda con el 'brexit' y la política fiscal de Londres.

Noticias relacionadas

"Incertidumbre: la única certeza para 2020". Con este titular, la publicación británica The Banker recopilaba en un reciente artículo los grandes retos que afronta el mundo el próximo año. Uno de ellos, el 'brexit', podría comenzar a despejar sus incógnitas con el resultado electoral de este jueves, 12 de diciembre, después de más de tres años pesando como una losa sobre la confianza de la economía europea.

Pese a los cerca de 1.300 kilómetros que separan Madrid y Londres, España es la gran economía mundial más expuesta a ese resultado electoral, según S&P Global. Es decir, de los países cuyo PIB supera el billón de euros, es el que más se juega en los pasos que puedan dar los políticos británicos tras esta cita con las urnas.

La apuesta de los últimos años por Reino Unido de grandes empresas españolas, como Santander, Sabadell (con TSB), Telefónica, Ferrovial o IAG (a través de Iberia) ha convertido a la economía española en una de las más ligadas al destino de los británicos en una espiral inversora a la que el proceso del 'brexit' no ha puesto fin en los últimos años.

Según un estudio de S&P Global (la antigua Standard & Poor's), la exposición del PIB de España al Reino Unido a través de las inversiones directas extranjeras alcanza el 4,7% del Producto Interior Bruto español. Una vulnerabilidad que se dispara al 30% del PIB si se incluye la exposición financiera por el negocio de la gran banca española en Reino Unido.

La agencia de calificación crediticia justifica esa alta exposición del PIB español a lo que suceda en Reino Unido por el negocio de la banca española -en especial de Santander y Sabadell- en el sector financiero mayorista y minorista británico.

Ese dato contrasta con el migratorio que se limita al 1% de los flujos entre España y Reino Unido.

Otros países altamente expuestos a este proceso electoral por la rama financiera son Irlanda, Luxemburgo y los Países Bajos, especialmente por la exposición financiera.

Hasta un 3,3% de caída

Según un estudio de Axa Investment Managers, el PIB británico podrá crecer en 2020 un 1,5% en el mejor escenario o perder un 3,3% en 2021 en el peor. Esto da idea de lo que está en juego con el resultado electoral de este jueves.

Las encuestas avanzan que los tories contarán con una mayoría suficiente para poder gobernar. Sin embargo, como recordaban los analistas de la firma francesa en una nota difundida esta semana, "la complejidad del sistema electoral británico first past the post, en el que el candidato con más votos en cada circunscripción es el elegido" hace que sea complicado predecir el resultado.

Si Boris Johnson logra gobernar, el 'brexit' podría salir adelante dentro del plazo acordado que expira el próximo 31 de enero. Un escenario que provocaría una desaceleración del PIB británico pero permitiría mantener el crecimiento un 1,2% el próximo año y otro 1% en 2021.

Según esos cálculos elaborados por Axa IM, en el caso de que los tories no lograran sacar adelante ese acuerdo tras esta cita electoral y se produjera un 'brexit' caótico, el PIB británico se desplomaría el próximo año un 1,8% y perdería otro 3,3% en 2021. Un escenario que sería nefasto para los intereses de las empresas españolas en Reino Unido y que tendría una clara repercusión en el PIB español no cuantificada en el estudio.

Esta pérdida de potencial económico se sumaría al PIB ya perdido en estos últimos tres años de incertidumbre, una caída de la riqueza británica que S&P Global estima en el 3% con los datos de los 10 trimestres seguidos al referéndum que el exprimer ministro David Cameron convocó en junio de 2016.

Dada la importancia del 'brexit' sobre la economía europea, la Comisión Europea ha elaborado un informe confidencial extenso y detallado en el que calcula el impacto que tendría sobre la Eurozona y sobre países como España una salida abrupta del Reino Unido o una salida acordada. Sin embargo, los técnicos de Bruselas reconocieron recientemente a este periódico que dada la polémica del asunto se ha preferido mantener ocultas esas cifras.

El escenario de un divorcio sin acuerdo es tan escalofriante que la mayoría de las firmas de inversión manejan como escenario central que solo se producirá un 'brexit' pactado con la UE.

Aumento del gasto público

Otra de las derivadas importantes de estos comicios será la política fiscal del próximo inquilino del número 10 de Downing Street. Se da por hecho que Reino Unido elevará el gasto tras estos comicios.

El mundo empresarial y financiero que trabaja en la City de Londres teme las políticas de Jeremy Corbyn que incluyen un aumento de gasto público sin precedentes en las últimas décadas de Reino Unido y otras medidas, como la nacionalización de sectores estratégicos, como el ferrocarril.

Sin embargo, las firmas de inversión no manejan su victoria y consideran que el resultado electoral debería aportar algo de 'certidumbre' a la 'incertidumbre' que se ha instalado entre los británicos.

Goldman Sachs es optimista en este contexto y en sus últimas previsiones económicas previas a estas elecciones asegura que Reino Unido debería crecer un 2,4% en el segundo semestre de 2020 y otro 2% en 2021 cuando se clarifique el 'brexit' y se ponga en marcha un programa de estímulo fiscal que impulse la economía.

El mercado también comparte ese optimismo, como lo refleja la subida experimentada por la libra en los últimos días en los que ha alcanzado los 1,19 euros. Si los conservadores logran una mayoría suficiente para dar visibilidad a su plan de salida de la UE y evitan las políticas radicales de los laboristas hay quién apuesta por un rally de la libra en las próximas semanas pese a lo que pueda deparar la política en enero de 2020.