Empresas OBSERVATORIO DIGITAL

Facebook se queda sin socio financiero global tras la salida de Paypal, Visa y Mastercard de Libra

OBSERVATORIO DIGITAL. La nueva plataforma de la red social se queda sin sus patrocinadores más importantes antes de su estreno oficial.

Noticias relacionadas

Llueve sobre mojado para Facebook. El gigante tecnológico sigue viviendo una verdadera fuga de empresas de Libra, su proyecto para llevar las criptomonedas al sistema financiero tradicional. Esta semana Booking se ha bajado del proyecto sumándose a Visa y Mastercard que lo hicieron el viernes pasado. 

En la práctica esto significa que Libra se queda sin socio financiero global, ya que a la salida de los gigantes de las tarjetas se suman también Paypal y Stripe. Unas bajas que confirman que las dudas sobre el proyecto trascienden el sistema financiero tradicional (Visa y Mastercard) y también llegan a los nuevos actores como Paypal, Stripe o Ebay, que también ha abandonado el proyecto.  

La única empresa de pagos que se queda es PayU, una compañía con sede en Países Bajos y que no opera en Estados Unidos, ni Canadá ni en gran parte de África y Oriente Medio.

Facebook diseñó libra para irrumpir en el mercado financiero internacional con un producto que, en teoría, sustituiría los pagos tradicionales. Una idea que, sin embargo, se queda coja si no cuenta con socios financieros globales que sean el nexo con los pagos tradicionales y con el dinero circulante para facilitar las transacciones.

Cuando Facebook dio a conocer el proyecto en junio, dijo que Libra podría cambiar todo el sistema financiero, ofreciendo a los consumidores una nueva forma de mover el dinero.

En ese momento, la empresa que preside Mark Zuckerberg esperaba proporcionar servicios financieros básicos a personas que carecen de cuentas bancarias y ahorrar alrededor de los 22.887 millones de euros "perdidos por los migrantes cada año a través de las remesas".

Gobiernos mundiales

No obstante, al poco andar el proyecto ha suscitado una serie de reticencias de gobiernos internacionales. Francia se comprometió el mes pasado a impedir que Libra opere en Europa, mientras que el Banco de Inglaterra planteó grandes obstáculos para autorizar su lanzamiento.

El presidente de la Reserva Federal de EE. UU., Jerome Powell, también sugirió que el plan no podría avanzar antes de que se mitigaran las preocupaciones de los gobernantes globales en cuanto a su seguridad y a su relación con la economía real. 

Facebook -que ha reconocido que podría retrasar el lanzamiento de su criptomoneda- indica que Libra estará respaldada por una reserva de activos del mundo real, incluidos depósitos bancarios y valores gubernamentales a corto plazo, y supervisado por la Asociación Libra.

Precisamente este lunes se constituyó esta asociación en Ginebra con sus estatutos provisionales y representantes de 21 empresas entre las que se encuentran Facebook, PayU, Xapo Holdings Limited, Kiva Microfunds, Vodafone, Uber y Lyft.

Riesgo "sistémico"

El último informe de Accenture denominado Banking Pulse Survey: Two Ways To Win, indica que el sector bancario tradicional podría perder hasta el 15% de sus ingresos, 256.000 millones de euros, en los próximos años como consecuencia del crecimiento de los pagos digitales y la gran competencia de entidades no bancarias.

Estamos hablando de gigantes tecnológicos como Amazon, Apple o Facebok, que en los últimos dos años han lanzado productos para prescindir de la banca tradicional.

Este informe indican que los ingresos globales por pagos se incrementarán a un ritmo del 5,5% anual, de los 1,37 billones de euros en 2019 a más de 1,83 billones en 2025. Solo los bancos que cambien sus modelos de negocio para adoptar las últimas tecnologías y se centren en ofrecer servicios de valor añadido conseguirán obtener parte de esos 450.000 millones de crecimiento en ingresos.

En esta guerra contra los gigantes digitales, los bancos tradicionales advierten que todos los actores del mercado deberían tener las mismas regulaciones. Hace unas semanas el propio Banco de España advirtió de "riesgos sistémicos" si Facebook o Amazon entraban en el negocio bancario sin la adecuada regulación y supervisión.