Augusto Méndez de Lugo, CEO de FoodBox, en un local de Santagloria.

Augusto Méndez de Lugo, CEO de FoodBox, en un local de Santagloria. Jorge Barreno

Empresas RESTAURACIÓN

FoodBox (Papizza, Volapié) abre tres locales al mes pero aparca el proyecto de su marca propia

La plataforma de restauración de Nazca Capital pretende mantener un ritmo de aperturas de cerca de 40 establecimientos al año.

Noticias relacionadas

Es uno de los proyectos empresariales nacidos del creciente interés de los fondos de inversión por la restauración. A punto de cumplir los cinco años, FoodBox, la plataforma de Nazca Capital que agrupa a las marcas Papizza, L'Obrador, Santagloria, Taberna del Volapié y MásQMenos, se ha marcado como objetivo abrir locales a un ritmo que ronda las 40 aperturas anuales, algo más de tres al mes.

Un objetivo, no obstante, que no se les está haciendo fácil. "Esta cifra tan alta choca con las dificultades que nos encontramos a la hora de buscar locales adecuados para nuestras marcas", reconoce el CEO de FoodBox, Augusto Méndez de Lugo, en conversación con este periódico.

En este sentido, las -cada vez más altas- rentas en ciudades como Madrid o Barcelona están haciendo que el grupo ponga el ojo en ciudades donde las rentas tienen, a su juicio, un comportamiento "más razonable". En Gijón, Valladolid o Santa Cruz de Tenerife la compañía ha levantado la persiana de algunas de sus enseñas.

La realidad de los alquileres altos afecta de forma directa a FoodBox. Así lo defiende Méndez de Lugo: "Para nosotros, la cuenta de explotación es muy importante, porque no manejamos conceptos de ventas medias muy altas. Son conceptos que se mueven entre los 400-500.000 euros al año. Sabes que tu renta no puede ir más allá de un 10 o 12% de las ventas".

Dice "hasta luego" a su marca...

El de su marca propia era un proyecto piloto. Levantó su persiana el año pasado, pero no triunfó. Al menos, no como en FoodBox esperaban. Por eso, cerró pocos meses después. "A nivel de ubicación, no fue la mejor", cuenta el CEO de la plataforma. Instalada al norte de Madrid, Siracusa, como se llamó al concepto, estaba dedicado a la comida italiana. La acogida no fue suficiente y no siguió expandiéndose por la capital, como se preveía al principio.

No obstante, desde la plataforma de restauración no dan por perdido el concepto. "La marca está desarrollada y visto cómo va el sector y las oportunidades que hay a nivel digital, quizá podría llevarse por esa vía. Tiene muchísimo potencial", asegura Méndez de Lugo.

...pero confía en crecer

Con todo, FoodBox cree que, en un sector que no toca techo, todavía hay hueco para la expansión de sus marcas. "El crecimiento en el sector se sigue produciendo, y nosotros nos encontramos fuera de las grandes amenazas porque nuestros conceptos no presentan gran riesgo para el inversor", cuenta el CEO. Su mayor ticket medio, el de Taberna del Volapié, está en 14 euros.

Una expansión en la que, reconocen, el delivery o envío de comida a domicilio también tendrá cada vez más protagonismo. "No es una oportunidad, es una necesidad", asegura Méndez de Lugo; en el grupo que dirige, el delivery supone menos del 10% de la facturación. ¿Les gustaría que fuera más? "Queremos tenerlo en funcionamiento, pero mantenernos en un segundo plano. Las cifras asociadas hoy en día siguen siendo altas".