Santander amplía capital para recomprar el 25% de su filial en México.

Santander amplía capital para recomprar el 25% de su filial en México.

Empresas BANCA

Santander se defenderá "con contundencia" de las acusaciones de Orcel ante los tribunales

La entidad financiera ha aprobado una ampliación de capital para hacerse con el 25% que no controla de su filial mexicana. 

El negocio en México y el fichaje frustrado de Andrea Orcel han sido protagonistas de la Junta General Extraordinaria de accionistas de Banco Santander, que la entidad ha celebrado en la ciudad cántabra. El banco que preside Ana Botín ha aprobado esta mañana la ampliación de capital para la adquisición de las acciones de Santander México que están ahora en manos de minoritarios, y que representan casi un 25% de su capital.

Además, tras la polémica desatada por la contratación fallida de Andrea Orcel, la entidad ha explicado a sus accionistas que dar marcha atrás fue lo mejor para sus intereses y que se defenderá en los tribunales su decisión de rectificar. El banquero italiano, procedente de UBS, confirmó la pasada semana que pleiteará y reclamará al banco español más de 100 millones de euros.

Según ha explicado el secretario del consejo del grupo, Jaime Pérez Renovales, "el banco presentará su posición ante el órgano judicial y va a defender todos los hechos sobre este asunto".

Asimismo, ha subrayado que el Santander acreditará con "contundencia" que las razones que se dieron en su día para dejar sin efecto el nombramiento de Orcel "responden a la realidad", ya que no se dieron las condiciones necesarias para que la contratación pudiera producirse.

En este sentido, ha reconocido que la decisión fue "difícil", pero se trató de la "mejor" para el grupo y para sus accionistas. "Se siguió un riguroso proceso de gobierno con implicación de todos los órganos de la entidad", ha precisado.

Aumentar capital en México 

En el plano del negocio, la Junta ha dado luz verde a que el Consejo de Administración pueda acometer el proceso para aumentar el capital social en México, que consistirá en la emisión y puesta en circulación de nuevas acciones por un importe máximo de 2.560 millones de euros. Esta cantidad se empleará de forma íntegra en la adquisición de las acciones de Santander México que no pertenezcan al Grupo.

Esta operación está sujeta a la previa autorización de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores de México y la Securities and Exchange Comission (SEC) de Estados Unidos. Si llegara a realizarse, los accionistas de la filial mexicana recibirán 0,337 acciones nuevas de Banco Santander por cada una de Santander México, o 1,685 nuevos ADS de la entidad financiera española por cada una de las ADS de la filial americana.

Esta propuesta del Banco Santander supone una prima del 14% sobre la cotización al cierre del día anterior al anuncio de la oferta y del 22% respecto al precio medio ponderado por volumen del mes anterior al anuncio.

Santander estima que esta operación trendrá impacto neutro en el beneficio por acción para 2020-2021 y que contribuirá de manera positiva a la generación orgánica de capital. También se espera que, para 2021, el retorno sobre la inversión se sitúe en torno al 14,5%.

Ana Botín, presidenta de la entidad, destacó durante su intervención ante los accionistas que esta adquisición de acciones de la filial mexicana encaja dentro del plan estratégico que Banco Santander anunció en Londres el pasado mes de abril y que consiste en aumentar la presencia del Banco en aquellos mercados que están experimentando un mayor crecimiento.

En el pasado curso, Santander México obtuvo un beneficio atribuido ordinario de 760 millones de euros, lo que supone un 8% del beneficio total del Grupo. Asimismo, también contaba con 16,7 millones de clientes, su número de oficinas se elevaba hasta las 1.418 y rozaba los 19.900 trabajadores.

Así, mediante esta ampliación de capital y posterior compra de acciones, Botín asegura que tanto los accionistas de Santander México como los de Banco Santander están participando de "una operación financieramente atractiva". Los primeros, gracias a la prima y a que recibirán acciones del Grupo a cambio de sus acciones de la filial (por lo que se benefician de la inversión en México y del crecimiento del resto de la entidad).

Los segundos participarán, como explica su presidenta, de la aceleración del proceso de crecimiento de su inversión en Latinoamérica y de la capacidad de Banco Santander de crecer en el futuro.