Gerardo Redondo, responsable de Zego en España.

Gerardo Redondo, responsable de Zego en España.

Empresas

Zego prepara pólizas que cambian con el clima después de vender seguros por minuto a los 'riders'

El responsable de Zego en España cree que la gente considera los seguros como un impuesto y por eso apuesta por el valor añadido.

Noticias relacionadas

Detrás de Zego están Harry Franks y Sten Saar, dos extrabajadores de Deliveroo que conocían bien que la flexibilidad en el trabajo de los repartidores se topaba con la rigidez de las pólizas de seguros. Ambos vieron una oportunidad de negocio que ha llevado a la compañía a asegurar a riders por minutos.

Gerardo Redondo, responsable de esta insurtech en España, explica a EL ESPAÑOL cuál es el modelo de negocio de la compañía y a dónde aspiran llegar los seguros "flexibles" de Zego.

En Zego siempre se refieren a su producto como "seguros flexibles", ¿qué significa que sean flexibles?

Cada vez estamos más estamos acostumbrados al pago por uso. Ahora mismo la legislación te obliga a tener un seguro 24 horas y 365 días al año, de responsabilidad civil, aunque tu coche no se mueva. Esa es una visión donde falta innovación, pero a la que nos adaptamos. Pero cumplir las reglas no implica que no puedas cambiar el sector. ¿Por qué no vas a pagar una prima muy baja si te vas dos años al extranjero y vas a tener el coche parado? El sistema actual es injusto.

Nosotros vendemos productos pero pagas por lo que acabas utilizando. Tenemos diferentes opciones con diferentes matices. En el mundo riders tenemos dos formas de plantearlo.

Primero, un modelo dirigido a gente muy flexible, que está entrando y saliendo y no sabe cuánto tiempo va a estar en este trabajo. A estos les cobramos una prima muy baja durante todo el año y luego les cobramos por cada minuto que están trabajando. Después, también se puede contratar el seguro para solo un mes y pagar la tarifa plana. Si trabajas muchas horas, quizá no te interesa tener un pago flexible por horas.

La paquetería es un nicho en el que hay muchas barreras porque llames a la aseguradora que llames no te van a ofrecer un seguro para un repartidor autónomo. Nosotros queremos empoderarles para que hagan bien su trabajo. 

¿Cómo es la comunicación entre el rider y Zego?

El modelo de negocio ha evolucionado mucho. Empezamos con un modelo donde cada vez que ibas a empezar a trabajar tenías que notificarlo en la aplicación, pero la tecnología ha evolucionado muy rápido y pasamos a asegurar por días. Luego pasamos a asegurar por horas y comenzaron las conversaciones con Deliveroo o Uber Eats, donde eran ellos quienes nos informaban de las horas que trabajaban los repartidores pero cobrábamos la hora entera. 

Seguimos trabajando y ahora aseguramos por minuto. Además, nos hemos integrado en las plataformas de delivery. Así, con privacidad absoluta, en el momento que un usuario anónimo inicia su actividad en estas plataformas y es cliente de Zego, nos llega un aviso y otro cuando termina de trabajar. De esa forma, sabemos que esa persona ha estado trabajando de 12.00 a 12.05, así que se le ha asegurado durante ese tiempo, sin necesidad de coger el teléfono.

¿Con qué plataformas trabaja Zego?

En todo el mundo trabajamos con un montón. Trabajamos de forma activa con Deliveroo y estamos cerrando un acuerdo con otra plataforma de las grandes. En Reino Unido ya trabajamos con Uber Eats, con Subway, con Burger King…

¿Cómo se configura el seguro si vosotros trabajáis con estas plataformas pero los riders son autónomos?

Quien contrata el seguro siempre es el rider. Nosotros no trabajamos para las plataformas, trabajamos para que los repartidores puedan trabajar de forma segura. Las empresas confían en nuestro modelo de negocio y lo que hacen es comunicarlo y darnos acceso a su tecnología para que podamos leer cuándo están trabajando los riders.

Zego hoy puede trabajar con cualquier rider autónomo aunque implique un trabajo manual para registrar los tiempos de trabajo. No nos atamos a las plataformas, ni dependemos de ninguna de ellas. 

Más allá de los riders, ¿cuáles son los otros modelos de negocio que tiene Zego?

Todos los sectores donde estamos tienen que ver con la movilidad y la innovación. En seis meses que llevamos en España, creo que somos la segunda aseguradora en número de vehículos que trabajan para Uber o Cabify. También tenemos otro modelo en el que se trabaja con un máximo y mínimo de horas mensuales. El que más horas conduce paga más y el que paga menos, pues menos. Esto habilita a conductores que comparten vehículo, por ejemplo.

Este modelo también ha servido por ejemplo para el cambio de regulación de las VTC en Barcelona, ¿cómo vas a pagar lo mismo si no puedes trabajar? Lo mismo si el conductor está de baja, o se va de vacaciones.

La economía colaborativa nos parece un mundo muy bonito por lo que estamos diseñando productos para carsharing y motosharing muy flexible. Es un modelo que comporta una inversión muy alta y cada uno de esos vehículos reduce el número de coches en ciudades como Madrid.

¿Creen que no se premia que estén mejorando la movilidad de las ciudades?

No es que el sector asegurador les perjudique, sino que no lo entienden. Hasta ahora nadie ha concebido esta flexibilidad. La gente ha considerado los seguros como un impuesto y creo que, si se ofrece cualquier otra propuesta de valor, les fascina. Las aseguradoras tradicionales tienen un modelo de negocio estático que les ha funcionado durante años y nosotros estamos innovando para que la economía digital tenga la capacidad de hacer mejor su trabajo, con las mismas condiciones de seguridad.

Algunas de las aseguradoras tradicionales están sacando seguros, por ejemplo, para patinetes, ¿creen que se están adaptando a modelos más flexibles o solo a nuevos vehículos?

El mundo es mejor cuando más gente te empuja a hacer las cosas mejor, si no, no progresaríamos. Me alegro de que saquen seguros de patinetes, nosotros también los hemos sacado y ya tenemos cola en la puerta. Pero vuelve a ser lo mismo: los patinetes estuvieron parados tres meses pero seguían pagando un seguro. Al final, hay un pago fijo anual para unos vehículos que tienen una vida útil de entre 3 y 6 meses. 

Nosotros tenemos un portal de flotas donde tienen monitorizado por dónde circulan, cuánto circulan, el estado de los patinetes… Les ayudamos en su trabajo.

Estamos desarrollando prototipos de seguros con más variables: según la hora a la que conduces, el tiempo que hace, el tráfico… Si hace sol, llevas diez minutos conduciendo y no hay tráfico, pues quizá el precio puede ser más bajo que en otras condiciones. Si sube el tráfico, llueve y es hora punta, pues sube el precio. Se trata de ir adaptando los modelos al riesgo real que tienes. ¿Por qué tenemos que pagar todos lo mismo cuando las formas de conducción son distintas? No es justo que un joven pague lo mismo, independientemente de cómo conduzca, ni que los mayores subvencionen a los jóvenes.

Queremos pasar de ser un coste a un servicio, que es algo que el sector seguros nunca ha hecho. Ya que pagas un seguro, deja que te digan cuál es tu índice de siniestralidad o cómo consumes la gasolina.

¿Tenéis un perfil de cliente definido?

No, tenemos de todo y cambia mucho por vertical. El rider no se parece al conductor de Uber o al conductor de un carsharing.

¿No hay que ser más o menos ágil con la tecnología para adaptarse a esos modelos?

No, porque Zego está integrado con estas plataformas y de ahí sacamos los datos sin que el usuario tenga que hacer gran cosa. Quizá sería más complicado si cambiásemos a un modelo b2c.

¿Qué valoración hacéis de los primeros meses de actividad en España?

Está yendo llamativamente bien.

¿Cuántos clientes tiene Zego en España?

Nunca damos esa cifra. El primer mes hicimos 150 kilómetros, el segundo mes 40.000, el tercero 250.000 y en el quinto mes hemos hecho 5 millones de kilómetros asegurados. En España no hemos hecho ni una sola campaña de pago de captación de clientes.

¿Cuáles son los objetivos de Zego para 2019?

Queremos seguir adaptándonos al mercado. Carsharing, patinetes… Queremos crecer mucho en el mundo de la movilidad. Nos vamos a centrar en b2b y concretamente en flotas de renting. Es un año de escuchar mucho y lanzar productos que nos pidan los clientes.