Un 'rider' de Deliveroo en una imagen de archivo.

Un 'rider' de Deliveroo en una imagen de archivo.

Empresas OBSERVATORIO DIGITAL

La mitad de los 'riders' proceden del desempleo y son inmigrantes

OBSERVATORIO DIGITALUna encuesta realizada por la Asociación de Internautas revela que un tercio de los repartidores valora ser su propio jefe.

Noticias relacionadas

La mitad de los repartidores de empresas de delivery, los conocidos como riders, eran desempleados (21%) o vivían en el extranjero (19%). Así se desprende la encuesta realizada por la Asociación de Internautas a 650 trabajadores de plataformas como Glovo o Deliveroo.

El 36% de los encuestados asegura que empezó a trabajar en este sector por la "facilidad para empezar a colaborar y generar ingresos". De hecho, más de la mitad de los trabajadores conoce las condiciones de todas las plataformas disponibles antes de empezar a colaborar.

Entre las razones para empezar a repartir, el 18% lo hizo por la imposibilidad de encontrar otro trabajo, el 29% por la flexibilidad horaria y el 17% para obtener un complemento a los ingresos actuales. En este sentido, más de un tercio de los encuestados asegura que su objetivo es "ahorrar para llevar a cabo un proyecto propio". Un 25% lo hace mientras "encuentra un trabajo que se ajuste a su trayectoria profesional".

Flexibilidad horaria, lo más valorado

Un 32% de los riders responde que lo más valorado de su trabajo es poderlo combinar con otro empleo o con estudios. Ligeramente por debajo lo más valorado es "no tener jefe y auto organizarse". El 21% valora la posibilidad de ganar más dinero que en trabajos equivalentes.

Esta situación puede variar tras el anuncio publicado en el Boletín Oficial del Estado (BOE) por el que los repartidores "a pie o en cualquier tipo de vehículo que no precise autorización administrativa establecida por la normativa de transporte, como prestación de servicio propio del establecimiento o por encargo de otra empresa, incluidas las plataformas digitales o a través de las mismas" pasan a formar parte de los convenios de Hostelería.

De ese modo, los repartidores abandonan el “limbo legal” en el que se encontraban y pasan a ser considerados personal laboral del sector de hostelería, según ha explicado CCOO.