Luis González, CEO de Coup.

Luis González, CEO de Coup.

Empresas MOVILIDAD URBANA

Coup: "No necesitamos que el Ayuntamiento nos favorezca, solo que nos deje trabajar"

Luis González, director general de Coup en España, espera que la marca de 'motosharing' se consolide como líder en Madrid.

Noticias relacionadas

Las motos verdes de Coup llegaron a Madrid en septiembre del año pasado. Según su director general en España, Luis González, han superado expectativas, aunque se reservan las cifras de su actividad.

La compañía valora que el Ayuntamiento de la capital española les deje trabajar "respetuosamente" y si le conceden un deseo no duda en pedir "más plazas de aparcamiento para el sharing". En esta entrevista repasa el desarrollo de la compañía en Madrid.

¿Qué valoración hace de los primeros meses en Madrid?

Llevamos cinco meses y medio en la ciudad. El servicio se puso en marcha a finales de septiembre. Estamos muy contentos porque comenzar en Madrid era un reto. A diferencia de Berlín o París, ciudades donde ya estábamos operando, es una ciudad con más competencia y donde se han añadido más actores.

Pese a todo, la reacción de la gente ha sido muy buena, estamos por encima de previsiones en cuanto a número de usuarios. También esperamos que la estacionalidad nos beneficie, cuando se vaya el frío, suponemos que la gente empezará a usar más las motos. En Berlín, por ejemplo, nuestro servicio cierra durante los meses de invierno, aquí en Madrid no cerramos, pero obviamente es más agradable conducir a 24 grados que a -2.

¿Cuáles eran esas previsiones y a qué nivel se han superado?

Por política de empresa no desglosamos cifras, entre otras cosas, por no dar pistas al resto de empresas. Nuestras expectativas estaban basadas en nuestra experiencia en París y Berlín. Eran realistas y considerando qué había ocurrido en esas ciudades y haciendo una proyección hacia Madrid. Se han superado expectativas y por eso vamos a ampliar la flota. Queremos aumentar la densidad para que cuando alguien quiera subirse a una moto tenga que andar menos hasta encontrarla.

¿La ampliación de flota va acompañada de ampliación de zonas?

De momento, queremos reforzar todas las zonas en las que estamos para llegar a toda la demanda en los momentos pico, pero no descartamos ampliar el servicio a otras áreas. Primero queremos consolidar y dar un servicio con la densidad apropiada en las zonas que existen y luego, quizá hacemos alguna modificación de las áreas donde estamos.

¿Cuáles son esas modificaciones que Coup tiene en mente?

Todavía no está cerrado, pero acercarnos a lugares como el Wanda Metropolitano, por ejemplo. Queremos dar servicio a la gente que va a ver un partido. Pero de momento, son solo ideas. Sabemos que es un paso que tenemos que dar, ya no por el negocio, pero sí por el servicio al cliente.

También habéis modificado las tarifas. ¿Por qué ese cambio?

En Madrid es estándar el precio por minuto. Al principio sí que establecimos las tarifas que tenían las otras ciudades, pero con el paso del tiempo nos hemos dado cuenta de que Madrid demanda esa tarifa por minuto. Puede ser porque los desplazamientos no son tan largos, por la dimensión de la ciudad, y creemos que se ajusta más a lo que el cliente pide. Creemos que esto va a posibilitar que clientes que tienen que hacer trayectos cortos se interesen por el servicio.

¿Cuál es el número de usuarios de Coup?

No podemos dar ese dato, quizá a final de año podamos desvelar algunas cifras.

¿Es rentable el servicio en alguna de las ciudades donde opera?

Coup está todavía en una fase de inversión. Vamos a invertir en 500 nuevas unidades en cada ciudad, no estamos en fase de recuperar o ser rentables en las ciudades en las que operamos. Sin embargo, el hecho de que aumentemos la flota en las ciudades existentes es que estamos cubriendo los objetivos para ser rentables.

Lo que más valoran los clientes son la facilidad de uso de la moto y de la aplicación.

¿Qué peso tiene Madrid Central en el desarrollo de Coup en Madrid?

Para Coup, todo lo que sea generar una ciudad más inteligente y donde se priorice el transporte en vehículo eléctrico, entiendo que es algo que nos va a beneficiar, tanto a las empresas como a los ciudadanos.

No llevamos ni un año en Madrid, no puedo comparar con cómo hubiera sido el año pasado. Pero entiendo que es algo que va a ayudar a las empresas de transporte compartido y por supuesto al transporte público y en definitiva, a la ciudad, que es el objetivo del Ayuntamiento para disminuir la contaminación, el ruido y el tráfico. Creo que es un paso positivo para nuestras empresas.

Coup también tiene flota en Tübingen, una ciudad universitaria de Alemania. Supongo que son motos destinadas a la comunidad de la universidad.

Sí, Tübingen es una pequeña ciudad alemana con una universidad importante, sobre todo para estudiar Derecho y Medicina. Se trata de un proyecto piloto lanzado de la mano del Ayuntamiento y de la Universidad de Tübingen. No ha sido tanto una iniciativa de Coup, si no un acuerdo para promover este servicio y que podría llevarse a cabo en otras ciudades o universidades.

¿Hay planes para que ese servicio llegue a otros centros?

No, de momento estamos centrados en estabilizar el servicio que ya damos, pero estamos abiertos a otros acuerdos.

¿Cómo se diferencia Coup de otras marcas de motosharing?

Bueno, eso es difícil que lo diga yo (se ríe). En nuestro caso lo que queremos ofrecer es que toda la experiencia de uso sea agradable; tener una aplicación que sea moderna, intuitiva, fácil de usar… Una scooter, que es fresca con un diseño muy cuidado y con unas características de seguridad y maniobrabilidad sencillas. Todo eso es lo que ofrecemos para que nuestros clientes fidelicen el uso, y hasta ahora, lo que más valoran los clientes son la facilidad de uso de la moto y de la aplicación.

Un usuario de Coup en una imagen de archivo.

Un usuario de Coup en una imagen de archivo.

En el caso de la aplicación, ¿cómo van a cambiar las aplicaciones de servicios de movilidad?

Se tiende a utilizar agregadores. De momento, lo que no hay es un agregador que se haya diferenciado sobre todos los demás y están cada uno jugando sus cartas. Ahora mismo ya los puedes utilizar, ya hay agregadores funcionando pero tienes que tener descargada la aplicación del servicio que quieres usar.

¿Les pueden perjudicar estos agregadores?

Esos servicios tienen pros y contras. Si un agregador se impone sobre los demás, puedes perder cierto control pero también posibilita que otros usuarios que -de otra forma no te usarían- te elijan desde el agregador. Un 10% de nuestros usuarios suelen utilizar las scooters vía agregador.

¿Qué os aporta trabajar al lado de Bosch?

En primer lugar, tener como compañero un inversor sólido, financieramente estable y con un know-how muy fuerte. Es un compañero muy serio para empezar un viaje como éste y hacer una inversión como la que hemos realizado en tres ciudades. También hay intercambio de conocimientos. Para algunos puestos hay gente de Bosch que ha dado soporte. Yo mismo vengo de Bosch ya que después de trabajar en la compañía en Alemania me incorporé a la dirección de Coup.

¿Qué echáis en falta por parte de la administración?

Aquí en Madrid la administración está siendo muy respetuosa con todos los servicios de sharing. Es una apuesta, y no es tanto que quieran favorecer al sharing como que ven que es una alternativa al vehículo privado, algo que compartimos. Nuestra idea es conseguir que la gente deje el coche en casa y vaya en moto.

Si vas al centro en una reunión en tu coche, volverás en coche, pero si vas en moto, pues quizá vuelves en taxi o en metro. Abres el abanico a otros métodos de transporte y el Ayuntamiento lo ve como una posibilidad para solucionar problemas de tráfico y de contaminación. Hasta el momento no están poniendo ningún impedimento para que desarrollemos nuestra actividad de manera normal. No necesitamos que el Ayuntamiento favorezca al servicio, simplemente que nos dejen trabajar.

Como deseo, pediría al Ayuntamiento de Madrid que aumentase las plazas habilitadas para aparcar. Pero es solo una idea, en general, estamos trabajando bien.

Barcelona ha decidido apostar por cobrar una tasa a las motos y bicicletas compartidas. ¿Es algo que pueda frenar a Coup?

Evidentemente, todo lo que suponga gastos adicionales para negocios en los que hay que hacer una gran inversión inicial y que tardan en rentabilizarse va a dificultar que las empresas decidan establecerse.

Pero no es solo la tasa, es establecer un marco legal seguro y estable. Si decides invertir en una ciudad, si conoces muy bien las reglas del juego, ya puedes decidir dónde actúas. El problema es cuando las reglas cambian. Que te pongan una tasa con la que no habías contado puede variar tu horizonte. Al final tienes una infraestructura, gente a la que tienes que cuidar. Este tipo de cosas no ayudan o no incentivan a abrir tu negocio.

¿Cuáles son los objetivos de Coup para este año?

Consolidarnos como una de las empresas líderes en el mercado de motosharing, dado que tenemos grandes competidores que lo están haciendo muy bien. Queremos continuar como hasta ahora y que el aumento de flota haga que ciudadanos que todavía no usan el motosharing lo vean como una alternativa real. Nuestro objetivo es consolidar la ciudad.