Telefónica ha hecho su primer balance a dos meses de incorporar Netflix a su oferta convergente. La operadora ha desvelado que el 35% de los nuevos clientes que han contratado estos paquetes lo han hecho incorporando Netflix a sus productos, lo que según la operadora, demuestra que su apuesta por el alto valor está dando los resultados esperados.

Noticias relacionadas

“Los clientes se sienten atraídos por una opción que les permite disfrutar de dos plataformas líderes en la generación de contenidos propios y exclusivos que hacen de esta unión una propuesta imbatible para los amantes de la ficción”, ha indicado la consejera delegada de Telefónica España, María Jesús Almazor, al hacer su balance de las primeras semanas de la alianza que estrenó en el mercado el 11 de diciembre pasado.

“Los resultados que estamos logrando nos ratifican en lo acertado de una estrategia basada en el desarrollo de contenidos propios y exclusivos, como Arde Madrid, El Embarcadero, La Peste o Vergüenza, que están entre las más vistas de nuestra plataforma, que se suman a la oferta que nos aportan los mejores generadores de contenidos del mercado”, ha añadido Almazor.

Productos de mayor valor

Dentro de estos datos, Movistar también ha indicado que casi dos tercios de estas nuevas altas en convergentes también se han decantado por los paquetes Total o Total Plus. Dependiendo de las modalidades, el coste de estos dos paquetes fluctúan entre los 130 y los 180 euros, en la gama alta de los precios de Fusión, lo que según fuentes de la operadora demuestra que los nuevos clientes se están decantando por los productos de mayor valor.

Si se mantiene la tendencia, esto debería redundar en que suba el ARPU de la compañía (coste por cliente). Estos resultados se han producido en medio de una guerra comercial de las telecos en las que el bajo coste se ha impuesto a las ofertas de mayor valor. En este contexto, desde Movistar han ido a contracorriente intentando generar nuevos clientes con más productos y servicios.

Las últimas cifras de portabilidad de diciembre y enero no han sido positivas para Movistar y, de hecho, se han dejado varias decenas de miles de líneas fijas y de móvil. No obstante, los datos de altas de convergentes y Netflix demuestran que los nuevos usuarios de la teleco están siendo de mayor valor y generando un aumento paulatino de los ingresos por abonados.

Tendencia a competir en el 'low cost'

Los datos a los que ha tenido acceso EL ESPAÑOL indican que las marcas de bajo coste, conocidas como low cost, se han llevado el gato al agua en enero, en detrimento de marcas tradicionales como Movistar, Orange, Vodafone e incluso MásMóvil. Por el contrario, Yoigo, Digimobil, Lowi o Pepephone han sido los que más portabilidades ganaron en enero.

De esta manera, los datos confirman la tendencia que ha irrumpido con fuerza en el mercado en el comienzo de 2019 y que ha llevado la guerra de las telecos al bajo coste, tanto en fijo como en móvil. MásMóvil, Orange y Vodafone están reforzando paquetes de bajo precio -aunque con muchos más servicios- y realizando grandes despliegues en sus segundas marcas, lo que les ha permitido compensar sus caídas gracias a lo ganado en el segmento de bajo coste.

En años anteriores, la lucha era de todos contra Movistar, por lo que los movimientos de alzas de tarifas del operador dominante eran tradicionalmente seguidos por la competencia. No obstante, ahora el competidor a seguir es MasMóvil y los esfuerzos se centran en vigilar los movimientos del operador amarillo.