Dispositivo policial de los Mossos por el paro indefinido de los taxistas, esta noche en Barcelona.

Dispositivo policial de los Mossos por el paro indefinido de los taxistas, esta noche en Barcelona. Efe

Empresas

Las VTC culpan a Ábalos de "la violencia y el bloqueo ilegal" de los taxis en Barcelona

La asociación mayoritaria envía un comunicado tachando como "deleznables" estas prácticas y señala la raíz del problema "en la legislación a medida".

Tras los incidentes que se han producido este viernes en Barcelona, Unauto VTC, asociación que representa al 90% del sector en España, ha condenado "los actos de violencia y el bloqueo ilegal acaecidos estas últimas horas" en la Ciudad Condal, "provocados por el anuncio precipitado y unilateral de las autoridades catalanas".

Eduardo Martín, presidente nacional de Unauto VTC, culpa al ministro Ábalos al que considera el origen de los problemas para su sector. “Traspasar las competencias a las Comunidades Autónomas es multiplicar el problema por 17. Sin escuchar al sector de la VTC, el ministro José Luis Ábalos pasó la patata caliente a los gobiernos autonómicos, que ahora están a la merced de los sectores más radicales del taxi".

"La enésima cesión del Gobierno catalán ha provocado que los taxis ya no se conformen con nada que no sea la desaparición del sector de la VTC. Esperamos que rectifique inmediatamente y haga prevalecer el interés general de los ciudadanos de Cataluña”.

Desde Unato VTC advierten "del bloqueo ilegal de Barcelona" por parte de los taxis "tras obtener una regulación a su medida".

Califican la violencia como "intolerable en un Estado de Derecho" y consideran que "la toma de decisiones políticas unilaterales y precipitadas que estuvo presente en la aprobación del Decreto Ley por el Gobierno, el pasado mes de septiembre, está en la raíz de los acontecimientos que se ha producido".

"Por desgracia, no es la primera vez que vivimos estos altercados violentos. Ya en dos ocasiones, los taxistas ejercieron la violencia y la coacción con el secuestro de ciudades como Madrid y Barcelona e intimidando tanto a trabajadores del sector como a usuarios", lo que califican como "deleznables prácticas".

Las VTC entienden que el taxi ha ejercido "chantaje" sobre las instituciones y señalan directamente al "Conseller de Territori, Damià Calvet, que ha estado alimentando sus pretensiones descabelladas".