En un momento en que el mercado del delivery parece girar en torno Just Eat, Deliveroo, Glovo o Uber Eats, hay quien presume de no trabajar con ninguno de ellos. Es el caso de Burger King, que lanzó su propio servicio de reparto a domicilio hace unos cuatro años y ahora presume de su funcionamiento.

Noticias relacionadas

Los motoristas que llevan los pedidos a casa pertenecen a la plantilla de la cadena, por lo que, aseguran, el control del producto es mayor. "Somos el ejemplo para todo el mundo. Como el servicio es nuestro, yo garantizo que se mantenga la imagen de la marca y la calidad del producto", cuenta a este periódico Bianca Shen, directora de marketing de Burger King en España y Portugal.

En España, Burger King cuenta con unos 750 restaurantes, convirtiendo al país en el tercer mercado para la compañía solo por detrás de Estados Unidos y China. De momento, unos 300 cuentan con el servicio de reparto a domicilio. En total, unos 1.500 motoristas se suman a los cerca de 17.000 empleados que la cadena de comida rápida cuenta en España.

No les va mal. Según los datos facilitados por la compañía, en 2017 el negocio del delivery les supuso un 20% de la facturación. Burger King calcula la total asciende a más de 1.000 millones de euros entre tiendas propias y franquiciadas.

El pedido mínimo, entre las claves

"Con la cifra actual, cubrimos la demanda de más del 70% de España", apunta Shen. Un servicio a domicilio que tiene un pedido mínimo de 15 euros, lo que garantiza la rentabilidad. Así, la cadena presume de su apuesta por el reparto propio. "No hacerlo es, de alguna forma, terciarizar la responsabilidad", asegura.

Burger King es hoy la segunda cadena más grande con servicio a domicilio en España, por encima de Domino's y solo superada por Telepizza. Su principal competidor, McDonald's, no cuenta con servicio de reparto propio, sino que tiene contratados agregadores. De hecho, trabajaba en exclusiva con Glovo, pero desde septiembre también lo hace con Uber Eats.

Este mismo miércoles, Burger King anunciaba su nueva apuesta en delivery. Se trata de su alianza con Amazon -de momento, solo en España- para poder pedir hamburguesas de la cadena a través de Alexa, el servicio de voz virtual del gigante tecnológico. No obstante, de momento solo estarán disponibles tres de los menús de la cadena. "Es un servicio de conveniencia, e incluiremos las tres hamburguesas más vendidas", cuenta Shen, aunque no descartan ampliar la variedad según cómo funcione el lanzamiento.

Con la cifra de 1.000 restaurantes como objetivo en España, Burger King, que aterrizó en nuestro país en 1975, redobla su apuesta en el reparto a domicilio que, esperan, siga ganando importancia.