Irene Lozano en su primer acto como candidata del PSOE.

Irene Lozano en su primer acto como candidata del PSOE. EFE

Empresas

Estupor empresarial al ver a Irene Lozano al frente de Marca España

Los empresarios españoles se han despertado con una noticia insólita: el nombramiento de la amiga de Pedro Sánchez Irene Lozano para un cargo que le resulta tan ajeno como alta comisionada de la Marca España.

Sorprende porque podría considerarse un caso de puerta giratoria en sentido contrario. Un cargo que hasta el momento tenía un carácter empresarial, y que estaba ocupado por Carlos Espinosa de los Monteros, con amplia experiencia en este mundo, pasa a manos de una persona sin ninguna experiencia en el mundo de los negocios. Lo más parecido a una puerta giratoria pero dentro de un cargo político.

La elección de la veterana política para sustituir a Carlos Espinosa de los Monteros ha causado una reacción de incredulidad en el mundo empresarial. No se entiende qué función va a tener la nueva Marca España, que ahora pasará a denominarse España Global, con los cambios que pretende instaurar el ejecutivo de Sánchez.

Además del cambio en su dirección y en su denominación, la antigua Marca España va a contar con una asignación económica de la que antes carecía. Una modificación que choca en un contexto en el que el ejecutivo está en plena negociación de los presupuestos y va a tener que pelear cada céntimo para conseguir los apoyos suficientes del resto de grupos para sacarlos adelante. La intención del Gobierno es que España Global cuente con medios económicos de los que antes carecía, lo que tiene sentido teniendo en cuenta los problemas que había planteado el Tribunal de Cuentas sobre la cuestión. Se desconoce de cuánto dinero estamos hablando.

La principal razón del cese de Carlos Espinosa de los Monteros es que dentro del equipo de Sánchez se le considera muy cercano al Partido Popular. El nombramiento de Lozano tendría como primer objetivo acercar a la dirección de este alto comisionado, hasta ahora dependiente del ministerio de Exteriores, a las tesis ideológicas del actual gobierno socialista. Una decisión que podría ser más comprensible en el caso de que la persona elegida para el cargo contara con cierto bagaje empresarial.

Declaraciones comprometedoras

Entre las razones por las que esta elección no se ha entendido dentro de los ambientes empresariales sobresal su costumbre de lanzar mensajes negativos hacia las grandes empresas y la alta dirección de las corporaciones. Lozano no ha dudado en hacer públicas en sus perfiles sociales mensajes en contra de unos colectivos a los que ahora va a tener que representar.

Una serie de mensajes que pueden tener sentido políticamente, pero que parecen estar muy desalineados con el cargo que va a ostentar.

Una trayectoria con mas sombras que luces

Parece que la intención de Sánchez es reducir el caracter empresarial de Marca España y potenciar la parte cultural. Una decisión compleja de entender ya que existen otros foros donde la promoción de la cultura española está ya representada. Por el contrario, la función que hasta ahora cumplía Marca España no está tan representada en otros organismos.

A sus 47 años, Lozano comenzará su segunda etapa al lado de Sánchez, quien ya la reclutó en 2015 para su equipo. Licenciada en Lingüística por la Universidad Complutense y diplomada en Filosofía por la Universidad de Londres, el currículum de Lozano se circunscribe a distintos cargos políticos, a su carrera como periodista y a diversos ensayos y novelas.

El momento más recordado de su carrera política sucedió en julio de 2015. Lozano perdió las elecciones primarias para liderar UPyD. Ese mismo año, el 16 de octubre, anunció que ocuparía el puesto número 4 como independiente en la lista del PSOE por la circunscripción de Madrid en las elecciones legislativas de 2015. Del mismo modo, formó parte del equipo que elaboró el programa electoral socialista para esas elecciones.

El 28 de abril de 2016 Lozano comunicó que renunciaba a repetir en las listas socialistas en las siguientes elecciones. Alegó motivos profesionales para justificar esta decisión.

Espinosa de los Monteros pidió dejar el cargo

Hasta el momento, Marca España, estaba capitaneada por Carlos Espinosa de los Monteros. El abogado y empresario, expresidente de la filial española de Mercedes Benz, comunicó en julio al ministro Borrell su intención de terminar su etapa en el Ministerio. A sus 74 años también ha decidido dejar de ser miembro del Consejo de Administración de Inditex.

Espinosa de los Monteros fue también presidente de Iberia, nombrado por Felipe González, y del Círculo de Empresarios. En 2012 el Gobierno de Mariano Rajoy lo colocó al frente de Marca España con el mandato de ayudar a la internacionalización de las empresas españolas y potenciar su imagen en el exterior.

El empresario aceptó la propuesta en un puesto que no contaba ni con asignación de recursos ni con remuneración. La dirección del Partido Popular le permitió compatibilizar la dirección de Marca España con su puesto dentro del Consejo de Administración de Inditex.

Ahora los empresarios se preguntan, una vez más, sobre cuál es su papel para un Pedro Sánchez que, una vez más, olvida lo importante que fue la internacionalización de la empresa española para salir de la crisis económica.