Telefónica gestionará las pulseras para controlar a los maltratadores por 12,89 millones

Telefónica gestionará las pulseras para controlar a los maltratadores por 12,89 millones

Empresas

Telefónica gestionará las pulseras para controlar a los maltratadores por 12,89 millones

Telefónica volverá a ser la responsable del Internet de las Cosas de la violencia de género. Una importante responsabilidad. La compañía que preside Emilio Gayo se ha adjudicado el contrato del sistema de seguimiento por medios medios telemáticos del cumplimiento de las medidas cautelares y penas de prohibición de aproximación en materia de violencia de género, por un montante total de 12,89 millones de euros y una duración de dos años y medio.

El contrato, adelantado por Civio este lunes, incluye la sustitución, el mantenimiento y el control de las pulseras para el cumplimiento de medidas de alejamiento, un proyecto que hasta ahora había desarrollado Telefónica y que, tras ciertas incertidumbres, ha vuelto a adjudicarse la operadora por una suma algo más elevada.

El contrato había quedado desierto en 2017, así que tuvo que volver a convocarlo por el procedimiento de urgencia mejorando las condiciones para que las empresas volviesen a mostrar interés. La única que lo hizo volvió a ser Telefónica, que ha visto pasar un contrato de 12,48 millones en tres años a 12,89 millones por dos años y medio.

En el marco del nuevo contrato, la clave está en que se ha incrementado el precio fijo, lo que se cobra por el mantenimiento y puesta en marcha de cada sistema, y se ha reducido el variable, lo que garantiza que la empresa interesada puede maximizar sus ingresos y que su negocio no dependa tan directamente de algo tan horrible como el incremento de la violencia machista.

El Gobierno también ha flexibilizado los plazos para la sustitución de los nuevos dispositivos. Y es necesario: del parque de 3.000 pulseras que se compraron en 2009, han sido robados, se han perdido o no funcionan más de un millar. A diciembre de 2017 había sólo 1.019 pulseras en marcha, con la previsión de que la cifra suba hasta 1.240 en 2019 y 1.335 en 2020.

El contrato tiene la posibilidad de prorrogarse por otros dos años y medio, duplicando el presupuesto, y el precio podrá aumentar también si el número de pulseras supera en un 20% el estimado inicialmente.