El logo de uno de los restaurantes de McDonald's en Bruselas

El logo de uno de los restaurantes de McDonald's en Bruselas Yves Herman/Reuters

Empresas

McDonald's se salva de una sanción de Bruselas por impuestos eludidos

La Comisión concluye que el trato fiscal favorable que le otorga Luxemburgo se ajusta a la normativa vigente.

Bruselas

Noticias relacionadas

La multinacional estadounidense de comida rápida McDonald’s no ha pagado “ningún impuesto” por los cánones que genera en Europa desde 2009 gracias al trato fiscal ventajoso que le concede Luxemburgo. Pese a ello, la Comisión Europea ha concluido este miércoles -tras una investigación de casi tres años- que estos privilegios no constituyen una ayuda pública ilegal. Al contrario, se ajustan tanto a la legislación tributaria luxemburguesa como al convenio sobre doble imposición entre Luxemburgo y Estados Unidos.

El resultado es que McDonald's se libra de una cuantiosa factura de Bruselas en concepto de impuestos impagados. Es la primera vez que una investigación de la UE sobre las prácticas de ingeniería fiscal que utilizan las multinacionales para minimizar su factura tributaria se salda con la absolución. Hasta ahora, la Comisión ha sancionado los acuerdos fiscales ventajosos de Amazon, Fiat y Engie en Luxemburgo; Apple en Irlanda o Starbucks en Holanda.

La investigación en profundidad de Bruselas ha mostrado que el motivo de que McDonald's no haya pagado ningún impuesto sobre sus beneficios en Europa es "un desajuste entre las normas tributarias de Luxemburgo y Estados Unidos -que han permitido a la multinacional no pagar impuestos en ninguno de los dos países- y no un trato especial por parte de Luxemburgo". "Por eso, hemos concluido que Luxemburgo no ha vulnerado las normas de la UE en materia de ayudas públicas", ha explicado la comisaria de Competencia, Margrethe Vestager.

Contrario a la equidad tributaria

No obstante, Vestager ha admitido su frustración con el resultado del expediente. "Por supuesto, el hecho es que McDonald's no pagó ningún impuesto por estos beneficios, lo que no es conforme al principio de equidad tributaria", se ha quejado la comisaria de Competencia.

Su único consuelo es que el Gobierno luxemburgués ha iniciado una reforma legal cuyo objetivo es evitar nuevos casos que permitan a una empresa no pagar impuestos ni en Luxemburgo ni en Estados Unidos. Los cambios, que se presentaron en junio de 2018,  están ahora siendo discutidos por el Parlamento luxemburgués.

La investigación de Bruselas se centró en dos decisiones tributarias anticipadas (tax rulings) otorgadas por Luxemburgo en 2009 a McDonald’s Europe Franchising. Gracias a ellas, la empresa de comida rápida no ha abonado desde entonces ningún impuesto sobre sociedades en Luxemburgo, pese a haber obtenido importantes beneficios (más de 250 millones de euros en 2013), según los cálculos de Bruselas. Tampoco ha tributado por ellos en Estados Unidos.

Los beneficios en cuestión proceden de los cánones abonados por los restaurantes franquiciados en Europa y Rusia a cambio del derecho a utilizar la marca McDonald’s y los servicios asociados.