Empresas

Goirigolzarri: "La política del Gobierno Rajoy nos permitió crecer a un 3%"

  • El presidente de Bankia cree que deben destinarse recursos a Educación y Sanidad y no a hacer una entidad financiera dependiente del Estado. 
  • Goirigolzarri no cree que sea necesario aplazar la fecha para privatizar Bankia. 
Arturo Criado E.E.

José Ignacio Goirigolzarri, presidente de Bankia, ha defendido las recetas económicas que se han aplicado en España en los últimos años. A su juicio, el Gobierno del PP encabezado por Mariano Rajoy "ha desarrollado una política económica que nos ha permitido crecer durante tres años en torno al 3%". 

Un escenario de crecimiento que se ha podido desarrollar bajo el paraguas del Banco Central Europeo que "ha hecho un trabajo extraordinario durante estos años, que ha servido para todos los países", ha explicado. 

Las palabras del presidente de Bankia llegan en el marco de los cursos de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo que se celebran en Santander, y en los que también ha rechazado la idea de convertir la entidad en un banco público. Esa decisión provocaría que "acabara dando crédito a clientes a los que nadie les quiere dar financiación, con las consecuencias que ello tiene sobre la tasa de morosidad y las provisiones".

En cualquier caso, Goirigolzarri se muestra convencido de que tras el cambio de Gobierno Bankia sigue sin estar discutida, aunque en los próximos días espera conocer de primera mano la opinión del Ejecutivo en una reunión con la ministra de Economía, Nadia Calviño. 

No es un secreto que la actual dirección de Bankia es partidaria de privatizar la entidad, por lo que en este momento creen que "no es necesario" ampliar el plazo para la salida del Estado del accionariado y que concluye a finales de 2019.

El impuesto a la banca

Respecto a la posibilidad de que el nuevo Ejecutivo imponga un impuesto a las transacciones financieras, tal y como insinuó el PSOE cuando estaba en la oposición, Goirigolzarri ha explicado que sin conocer los detalles exactos de dicha tasa "no es posible opinar".

El debate no es si imponer o no un impuesto a la banca, ha dicho, sino que debe centrarse en la situación del sector en España, que actualmente no presenta una rentabilidad por recursos propios tan elevada como hace años, lo que incide en su capacidad de captar capital y, por lo tanto, de financiar la economía.