Imagen de un trabajador de Amazon San Fernando.

Imagen de un trabajador de Amazon San Fernando.

Empresas CONFLICTO LABORAL

Los empleados de Amazon esperan un nuevo clima laboral con Marseglia

La nueva directora de la tecnológica en España genera brotes positivos entre la plantilla.

Amazon España vive momentos de calma tensa. Durante estos días, y hasta que Mariangela Marseglia coja las riendas de la tecnológica en España, los movimientos empresariales tendrán que aguardar.

En total, bajo su batuta estarán los 3.500 y 2.000 trabajadores en Italia y en España, respectivamente. Amazon cuenta también con oficinas corporativas en ambos países (Milán y Madrid), varios centros de I+D (Barcelona, Madrid y Turín), un centro de atención al cliente (Cagliari) y nada menos que cinco centros logísticos en en nuestro país y otros dos en el transalplino.

Será a partir del 25 de junio, cuando la italiana se siente en su nuevo despacho. Trabajo no le va a faltar. Según explicó este periódico tendrá que responder a tres retos de trascendental importancia.

El primero será aprender a competir contra Mercadona en el sector del retail de alimentación, en el que la cadena valenciana quiere ser el rey de reyes. El segundo, hacer frente a las posibles tasas del Gobierno español para que el sistema tributario sea más justo. Y el tercero, y a priori el más complicado, es resolver el conflicto laboral en el que Amazon España mantiene tiras y aflojas con sus empleados desde hace cinco meses.

Los trabajadores siguen con el cuchillo entre los dientes y lamentan el hecho de que en los últimos dos meses no se les haya llamado para intentar llegar a un posible acuerdo. EL ESPAÑOL pudo saber que la última oferta que recibieron los sindicatos fue la de parar la huelga, que movilizaron los empleados fijos -y que se sumaron los temporales-, para sentarse a negociar.

Desde aquel día, según informan fuentes sindicales a este periódico, no se ha levantado ni una sola vez el teléfono. Ni siquiera para conocer la llegada de Mariangela Marseglia como nueva directora en España e Italia. “Nos enteramos por la prensa. Es muy triste que no se haya enviado ni siquiera una carta para conocer los nuevos cambios empresariales que repercuten directamente al devenir de la compañía”, explican los sindicatos con resignación.

No obstante, los empleados de Amazon abren una nueva ventana de diálogo con la llegada de Marseglia. “Nosotros ya hemos repetido por activa y por pasiva que estamos encantados de sentarnos (a negociar). No tenemos problemas en volver a debatir”, recalcan.

Una visión conciliadora

En este sentido, fuentes sindicales explican que tras la dimisión de François Nuyts (con el que las relaciones estaban totalmente rotas), la situación cambia dado el perfil conciliador de la nueva encargada de gestionar Amazon España.

Los trabajadores cuentan a este periódico que esperan retomar las conversaciones para que se pueda llegar a “algún acuerdo para redirigir el convenio sectorial que tantos estragos han provocado entre la plantilla”. Los sindicatos mantienen la fe en que lleguen las reuniones puesto que existen precedentes en Italia, donde se vivieron momentos duros y fue Mariangela Marseglia quien se puso al frente de las conversaciones.

“Nuestros compañeros italianos nos cuentan que fue ella quien dio el primer paso para intentar resolver una situación enquistada y entendemos que esas acciones del pasado puedan replicarse en la planta de San Fernando de Henares”, arguyen los sindicatos.

Estamos esperando a que llegue a su nuevo despacho y descuelgue el teléfono”, insisten. De hecho, una de las grandes polémicas a las que Mariangela Marseglia tuvo que hacer frente en Italia fue la pulsera con la que se pretendía medir los pasos de los empleados, algo que finalmente no se produjo.

La huelga sigue en pie

Lo que no ha cambiado es la firme idea de convocar una huelga. Y de nuevo, en una fecha clave. Si durante el mes de marzo se convocaban las protestas para que Amazon tuviese que ‘rascarse’ el bolsillo para pagar horas extras durante Semana Santa, ahora los paros están programados para el Prime Day, el día con el mayor número de pedidos del año. Aún se desconoce la fecha exacta en la que la tecnológica pondrá a precio de ganga millones de productos, pero parece indicar que será la primera semana de julio.

Pero la huelga no se quedará solo en España, las fuentes sindicales explican que durante “varias semanas, algunas de nuestras delegaciones se han desplazado por el resto de diferentes centros de Europa para cerrar un acuerdo y cerrar las principales plantas como las de Alemania, Francia, Reino Unido o Polonia”.

Durante los anteriores paros de los trabajadores de la planta de San Fernando, Amazon ha podido salir adelante gracias a que los envíos de los usuarios españoles se tramitaban en la sede de Barcelona o en las más cercanas a las fronteras de nuestro país. Si se termina produciendo el paro europeo, a la multinacional se le presentaría un problema sin precedentes.

Nuevo escenario en las contrataciones

Una de las razones por las que se produjeron las huelgas durante el mes de marzo es la gran cantidad de empleados que tenían contrato externo y no indefinido firmado por la propia empresa. En ese sentido, fuentes sindicales de Amazon aseguran que se “empiezan a contratar a través de recursos humanos y no de forma externa, aunque de momento se están firmando más temporales que indefinidos”.

En este sentido, los sindicatos también esperan de la nueva directora de Amazon que siente los nuevos cimientos de una “plantilla sostenida y con contratos indefinidos”.