Conductor de Uber.

Conductor de Uber.

Empresas

Fedetaxi acusa a Cabify y Unauto de urdir una estafa a los inversores en VTC

Fedetaxi, una de las principales asociaciones del sector del Taxi, acusa a empresas y empresarios vinculados al sector del alquiler con conductor (VTC) de solicitar más de 100.000 licencias en los días previos a la aprobación del Decreto que regulaba al Taxi. Unas solicitudes que habrían hecho “valiéndose presuntamente de informaciones privilegiadas”.

Según la denuncia hecha pública este jueves por la Asociación entre las empresas solicitantes estarían Cabify y numerosas compañías integradas en la patronal del sector, Unauto. En caso de ser así, Fedetaxi acusa de “hipocresía” la actitud de la empresa multinacional porque justo esos días había lanzado una campaña para promover un acercamiento entre todos los integrantes de la movilidad en nuestro país.

Los cálculos de Fedetaxi estiman que Cabify podría haber pedido cerca de 50.000 licencias, un movimiento que contrasta con la creación en 2015 de una treintena de empresas a través de las que “tejió una red de solicitudes  de VTC que ha colocado en el mercado por cantidades cercanas a los 50.000 euros por licencia, que han adquirido numerosos autónomos y sociedades a las que en su jerga denominan ‘inversores”.

Para la asociación el nuevo movimiento de Cabify conllevaría que, en caso de que el Tribunal Supremo fallara en favor de la liberalización de la VTC en los próximos días, se “inundaría el mercado de licencias VTC  mientras aún estaría haciendo caja con las colocadas por cantidades que multiplicaban por más de 1.000 veces la tasa administrativa que cuesta su otorgamiento por las CCAA”.

Una situación que, según el presidente de Fedetaxi, Miguel Ángel Leal, supondría “el colapso de las cuentas de los inversores que caerían cautivos de la multinacional para seguir pagando los créditos solicitados para pedir licencias”.

Denuncias a la vista

“En ese supuesto escenario se podría estar consumando un gigantesco fraude cuyas principales víctimas serían choferes y autónomos que dependen de los servicios de estas empresas, por lo que estaremos muy atentos a las informaciones que se vayan produciendo”, sostiene Miguel Ángel Leal.

Fedetaxi recuerda que seguirá de cerca las eventuales reclamaciones de los adquirentes de esas autorizaciones administrativas ante la multinacional, así como reconsiderará, en su caso, la presentación de las correspondientes denuncias penales. Del mismo modo, y ante la posibilidad de que también haya solicitudes realizadas por taxistas, desde la organización nacional se estará “muy pendientes” de conocer su identidad.