Gringotts: demasiado mágico para caer

Gringotts: demasiado mágico para caer

Empresas 3 - Las 35 grandes empresas de ficción

Gringotts: demasiado mágico para caer

El banco de los duendes aglutina demasiadas competencias y sigue en manos privadas. ¿Por cuánto tiempo seguirá así Gringotts?

Gringotts, el banco de los duendes en el mundo mágico de Harry Potter, mantiene su posición de liderazgo en el mundo mágico debido a que, básicamente, controla toda la actividad económica de los magos y las brujas, un colectivo de apenas 300.000 individuos pero con ramificaciones hondas en las vidas de ciudadanos de todo el planeta.

El banco, controlado por una minoría dentro de una minoría, los duendes, es una institución clave para la supervivencia de los magos y es responsable de todas las actividades relacionadas con la banca del mundo mágico. Aunque fue fundado por un duende, Gringott, en el siglo XV, pronto fue puesto bajo control de la principal autoridad del mundo de Harry Potter, el Ministerio de la Magia. En el siglo XIX, el Ministerio decidió devolver el control del banco a los duendes. Durante el breve periodo en el que Voldemort controló el Ministerio de la Magia a través de Pius Thicknesse, el banco volvió a ser nacionalizado.

Sus oficinas se encuentran situadas en el Callejón Diagon en Londres (Inglaterra), y entre sus funciones se encuentran tanto las operaciones de almacenamiento de artículos valiosos como las relacionadas con el cambio de moneda. La tasa de cambio de los Galeones, los Sickles y los Knuts suele realizarse teniendo en cuenta la aparición de Daniel Radcliffe en la que se donó a Comic Relief una parte de los 18 millones de libras que en total han recaudado los dos libros que escribió J.K.Rowling para la organización benéfica. En aquella ocasión se entregó a la ONG un cheque por valor de 421,699 galeones, 3 sickles y 13 knuts, un total de 2.100.062 libras. Así, cien libras equivalen a 20 galeones, 1 sickle y 10 knuts.

El lema del banco es Fortius Quo Fidelius, ‘Fortaleza mediante la lealtad’, si bien se ha discutido mucho sobre la seguridad de la institución después de que, hace ya 20 años, tres adolescentes se colasen en una de sus bóvedas. Se ha discutido largo y tendido sobre los riesgos de que una institución controle todo el poder bancario del mundo mágico, lo que no sólo la convierte en un banco demasiado grande para caer, sino también en uno demasiado mágico. Ningún otro banco podría absorberlo, ni ningún banco central del planeta acuñar su divisa.

¿Hacia el desmembramiento de Gringotts?

Zachary Feinstein, de la Universidad Washington en San Luis, especulaba en 2017 sobre la posibilidad de dividir sus actividades en cinco entidades o ‘bebés duendes’, con distintos test de estrés simulando rumores del regreso de Lord Voldemort o la liberación de criaturas mágicas entre la población muggle.

Esta separación implicaría la creación de un banco central, Bank of Gringotts, responsable de la emisión de divisas, mantenimiento de las tasas de cambio con los Muggles, la conversión de divisa a la tasa de cambio fijada, la política de fijación de tipos de interés y la supervisión bancaria. Asimismo, se crearía una entidad para banca comercial y minorista, otra para banca de inversión, otra que funcionase como fondo de inversión semi-soberano, y una compañía de seguros.

¿Conclusiones? El statu quo actual reduce los riesgos financieros y probablemente es más ventajoso desde el punto de vista económico, si bien podría provocarse la separación por otras razones económicas y políticas, como promover la innovación y reducir los incentivos negativos propios del monopolio.

Además, el escenario de un posible retorno de Voldemort o de una entidad similar parece improbable a corto plazo. Y como todas las películas que se estrenan son precuelas, parece complicado que el futuro del mundo mágico vaya a sufrir sobresaltos.

Recomendación para inversores ficticios: COMPRAR

Las 35 grandes empresas de ficción de EL ESPAÑOL