Una cocina de gas.

Una cocina de gas. Efe

Empresas

Las eléctricas contra Nadal: no quieren participar en su mercado planificado de gas

El Supremo ha admitido a trámite el recurso de Gas Natural contra la resolución de Energía. Endesa, por su parte, no se plantea hacerlo. 

Noticias relacionadas

Obligar a que las eléctricas sean creadores de mercado (‘market maker’) en el mercado del gas es innecesario, desproporcionado y no provocará el efecto pretendido, evitar la volatilidad del mercado en momentos de alta demanda que puedan elevar los precios. Así lo ven desde el sector, que sigue defendiendo la necesidad de establecer un modelo que inste a planificar e incentivar el almacenamiento más que imponer una obligación por un período tan largo.

Desde el pasado 10 de noviembre Endesa y Gas Natural Fenosa son, por decisión del Gobierno, ‘market makers’ en el mercado organizado de gas (Mibgas). Según la resolución de la secretaría de Estado de Energía, como operadores dominantes del gas, ambas eléctricas tienen la obligación de presentar de forma continuada ofertas de compra y venta en el Mibgas.

El recelo del sector eléctrico ante esta decisión fue inmediato y fue tachada de parche electoralista para los sobresaltos que genera en los consumidores los golpes que llegan a través de sus facturas de la luz en momentos de elevada demanda como las olas de frío o en verano.

Contra la resolución era posible interponer recurso contencioso administrativo. Gas Natural ya lo ha hecho, como consta en el Boletín Oficial del Estado. El Tribunal Supremo lo admitió a trámite el pasado jueves. Una medida que, por ahora, no se plantean desde Endesa, que descarta acudir a los Tribunales. 

No afectará a los precios

El objetivo de la medida, según el Ministerio de Energía, es que los operadores dispongan en cualquier momento de un volumen de gas negociado suficiente para cubrir sus necesidades.

Se persigue incrementar la liquidez en un mercado que es aún joven (empezó a funcionar en diciembre de 2015) y donde por el momento se negocia un pequeño porcentaje de la demanda de gas, un 3,7%, pero va creciendo poco a poco y en octubre llegó al 6,3% de la demanda mensual nacional. En el sector se defiende que ningún mercado organizado europeo ha tenido un desarrollo tan rápido y eficiente.

El propio Ministerio defendió que no se busca una bajada “artificial” del precio, algo que va en contra de la normativa europea, sino “mejorar el funcionamiento de los mercados para evitar puntas en los precios”, lo que puede llevar a una contención indirecta en el precio de la factura de la luz ya que, ante picos de demanda o falta de generación por renovables, el gas es la materia prima que sirve para generar electricidad.

Pero, como argumentan desde el sector, el precio del gas seguirá dependiendo de los vaivenes del mercado internacional y la variación del precio que pagan los consumidores en sus facturas no depende de los creadores de mercado.

Obligación desproporcionada

La decisión del Gobierno impone, además, una decisión desproporcionada ya que establece la obligación por un período de cuatro años cuando hay agentes financieros interesados en ejercer de creadores de mercado de forma voluntaria.

De hecho, este año la tarea la han realizado Gunvor Internacional y Axpo Iberia y el Mibgas debería haber decidido ya quién será el ‘market maker’ del primer semestre de 2018 según el calendario de la convocatoria abierta el pasado octubre. Varias fuentes señalan que al menos cinco firmas se habrían presentado.

Además, la legislación permite que el Gobierno marque las obligaciones de creador de mercado a los operadores dominantes, pero sólo de forma complementaria o adicional al que crean los voluntarios. Para poner en marcha este mecanismo debería constatarse que el Mibgas carece de liquidez y que no hubiera voluntarios dispuestos a aportarla.

Por otro lado, la propia estructura de aprovisionamiento de gas en España - que no dispone de este recurso y que recibe gas natural licuado por barco y gasoductos-, permitiría que, a través de una planificación y correcta incentivación para los operadores, se pudiera disponer de gas natural en la medida necesaria y evitar la volatilidad.