Imagen de un hotel de Meliá.

Imagen de un hotel de Meliá. EFE

Empresas

Meliá gana un 23% más hasta septiembre pero duda alcanzar los objetivos del año

La hotelera recoge los frutos de su programa de eficiencia y logra elevar las ventas directas un 17,9% comparado con 2016.

Noticias relacionadas

Meliá Hotels registró un beneficio neto de 119,9 millones de euros en los nueve primeros meses del año. La cifra supone un avance de un 22,5% respecto al mismo período del año. El beneficio atribuible, en tanto, se situó en 113,7 millones, un 23,3% más respecto a los 92,2 millones que ganó el año pasado. 

El avance de un 6,1% en el ingreso por habitación disponible (RevPAR) durante el período ha hecho que los ingresos totales aumentaran un 5% entre enero y septiembre, hasta los 1.458,2 millones, comparado con 2016. Este alza se ha conseguido gracias a un aumento en los precios, destaca la hotelera en la información que ha remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). 

El beneficio bruto de explotación (Ebitda) llegó a 254,6 millones, un 6,9% más que hace un año, mientras que el Ebitdar alcanzó los 393,8 millones de euros, un avance de 7,3%.

"Las diversas iniciativas para la optimización de costes y acciones comerciales dirigidas a una mayor eficiencia en las ventas están dando sus frutos", afirma la compañía en relación a la mejora en el margen Ebitda. "Seguimos firmemente comprometidos con la continua mejora de nuestros márgenes de cara al futuro".

La deuda neta de la compañía se ha elevado ligeramente en el trimestre en unos 10,2 millones, alcanzando los 584,1 millones al cierre de septiembre. Los resultados financieros se han visto impactados por la caída del dólar frente al euro. El beneficio por acción se sitúa en 0,49 euros, un 23,3% más.

Estimaciones para el último trimestre

De cara al último trimestre del año, la hotelera espera que los hoteles que todavía tienen espacio para mejorar contribuyan "a unos mejores resultados que se verán impulsados además por la adición de nuevos hoteles a nuestro porfolio".

Además, dado el número de eventos excepcionales como los huracanes que han azotado el Caribe durante los meses de verano o la evolución del valor del dólar frente al euro y la reciente tensión política en Cataluña, "creemos que será un desafío alcanzar el actual consenso del mercado". Este consenso apunta a un beneficio bruto de explotación (Ebitda) de unos 310 millones y los analistas coinciden ya en que situación en España podría llevarles a recortar sus previsiones. Hasta septiembre, la hotelera ha logrado un Ebitda de 254 millones.

Mejoran las ventas directas

Las ventas a través de su página web continúan su tendencia positiva, asegura Meliá, y cerraron el período con un incremento del 17,9% respecto al año anterior.

"Teniendo en cuenta que esta cifra se ha visto afectada por los huracanes en el Caribe y la tensión en Cataluña, consideramos que refleja el buen resultado de las diferentes iniciativas que se han implementado para mejorar la eficiencia de nuestros canales digitales y mejorar su rentabilidad", señala. 

En este sentido, la estrategia implementada para los canales digitales "ha sido optimizada y adaptada a los nuevas tendencias de mercado, lo que nos ha ayudado no solo a mejorar nuestros resultados sino a mirar hacia el futuro de forma optimista", señala Meliá.

Apuesta por Asia

El equipo directivo de Meliá realizó a finales de octubre una gira por la región Asia Pacífico y trajo la carpeta llena de planes para los próximos años. “Con 44 hoteles en la región teniendo en cuenta el porfolio actual y la cartera de proyectos, y presencia en siete países, nuestro foco sigue siendo ganar escala para optimizar la estructura y abrir nuevos destinos para aprovechar las positivas dinámicas de mercado”, explica la hotelera en la memoria trimestral.

Estos 44 hoteles que actualmente están operativos o fase de en pre-apertura se reparten entre: Indonesia, con 16 ubicaciones; 10 hoteles en China; siete en Vietnam; cuatro en Tailandia; cinco en Malasia; uno en Mongolia y uno en Myanmar. Su apuesta por el mercado asiático va más allá de la expansión en estos países, señalaba la hotelera recientemente, por lo que también trabaja en adaptar sus hoteles a la demanda del viajero procedente de China, “un mercado emisor más potente cada día”.

La composición de su porfolio asiático muestra su orientación a un modelo de gestión más que de propiedad, en línea con su estrategia de crecimiento. Durante esta última visita a Asia, el grupo hotelero ha firmado cinco nuevos contratos de gestión. Ha incorporado un nuevo hotel bajo su enseña Meliá Hotels&Resorts en la ciudad de Jinan, donde ya tiene un hotel urbano. Además, ha sumado dos establecimientos en Tailandia: Meliá Chiang Mai e Innside Bangkok Sukhmvit, su segunda ubicación en la capital. En Vietnam ha firmado una nueva propiedad que operará bajo la marca Meliá y sumará su cuarto establecimiento en Malasia con el futuro Meliá Bukit.

Al cierre de septiembre, hotelera los 18 hoteles en operación en la región, todos ellos bajo contrato de gestión, aportaron 5,9 millones en ingresos en los nueve primeros meses, un 38% más que en 2016. La ocupación media se ha situado en un 65,5% en establecimientos comparables, con un RevPAR de 49,6 euros. Aunque la ocupación ha caído en el último trimestre (-12,2%) y con ello los ingresos (-8,1%), las perspectivas para el último trimestre del año son buenas, señala Meliá.