Isolux acelera la venta de activos mientras su tesorería se debilita

Isolux acelera la venta de activos mientras su tesorería se debilita

Empresas

La directiva de Isolux Corsán plantea una oferta para comprar la compañía

La propuesta de compra, presentada in extremis el pasado viernes, se suma a las otras tres recibidas durante el pasado mes de septiembre por la administración concursal.

Noticias relacionadas

La actual directiva de Isolux Corsán ha planteado una oferta para comprar los activos productivos viables de la compañía de construcción e ingeniería, actualmente en concurso de acreedores, a través de una operación de management buyout.

La propuesta de compra, presentada in extremis el pasado viernes, se suma a las otras tres recibidas durante el pasado mes de septiembre por la administración concursal del grupo, actualmente controlado por sus bancos acreedores.

No obstante, la oferta de la dirección atiende en mayor medida a uno de los principales objetivos de los administradores concursales de Isolux, el de salvar el mayor número de empleos de la empresa, que tras el último ERE tiene un 575 trabajadores.

Una empresa con 106 trabajadores

La propuesta de la dirección contempla admitir a 106 trabajadores, 88 en España y 18 en el exterior, lo que equivale al 18,4% de la actual plantilla de Isolux, según comunicó este lunes la administración concursal a los representantes de los trabajadores.

A pesar de ello, parte con una potencial ventaja respecto a las otras tres ofertas recibidas. Una de ellas está prácticamente descartada por las "dificultades financieras" de su promotor, mientras que las otras sólo cuentan con treinta y setenta empleados, respectivamente.

En la actualidad, la administración concursal, que no identificó a ninguno de los otros tres oferentes, analiza las distintas propuestas para decantarse por una de ellas.

ERE de afectación total

En paralelo, y ante la perspectiva de que ninguna de las ofertas suponga asumir toda la plantilla que queda en Isolux, el administrador ultima presentar de forma inminente nuevo expediente de regulación de empleo (ERE) para todos los trabajadores que no se quede el comprador de la compañía.

En concreto, prevé plantear un ERE de afectación total con ejecución diferida en fases, esto es, un ajuste en el que los empleados irán saliendo de la compañía de forma escalonada, en función del ritmo de liquidación de sus activos.

Los administradores ya han citado a los sindicatos a una reunión el próximo 13 de noviembre para poner en marcha el preceptivo proceso de comunicación oficial del ajuste, constitución de la mesa de negociación e inicio del periodo de consultas.

Proceso concursal

El ERE se planteará apenas dos meses y medio después de que a finales del pasado mes de agosto concluyera el último, que afectó a 356 empleados, y un año después del anterior, por el que salieron 435 trabajadores.

La administración del grupo confía en tener para entonces cerrado el proceso de venta express de los activos productivos de Isolux que inició a comienzos del pasado mes de septiembre, dos meses después de verse abocada al concurso de acreedores.

Isolux se acogió finalmente al proceso concursal tras dos años de negociación con los bancos acreedores y un año después de que estos rescataran a la empresa tomando el control de su capital. La firma quebró con un agujero patrimonial de 802 millones de euros, una deuda financiera de 1.270 millones y deudas de 405 millones con proveedores.