Una audiencia en el Tribunal de Justicia de la UE

Una audiencia en el Tribunal de Justicia de la UE TJUE

Empresas

El toro de Osborne pierde un litigio contra una marca catalana

El Tribunal de Justicia de la UE autoriza el registro de la marca 'BADTORO'

Bruselas

Al icónico toro de Osborne le ha salido competencia: el BADTORO. El Tribunal General de la Unión Europea (TJUE) ha autorizado este miércoles el registro del signo figurativo BADTORO -propiedad de la empresa catalana Jordi Nogues- como marca comunitaria. El fallo supone una derrota para el grupo Osborne, que se había opuesto al registro alegando riesgo de confusión con su famoso toro.

El BADTORO

El BADTORO

El origen litigio se remonta al año 2010, cuando Jordi Nogues solicitó por primera vez ante la Oficina de Propiedad Intelectual de la UE (EUIPO) el registro de BADTORO como marca comunitaria. Primero para ropa, calzado y tabaco y en 2012 también para alimentos y bebidas. El grupo Osborne se opuso a este reconocimiento por riesgo de confusión con sus propias marcas

El toro de Osborne

El toro de Osborne

La EUIPO estimó la oposición de Osborne respecto a la mayoría de los productos, rechazó las quejas de Jordi Nogues y denegó el registro de BADTORO. Pero se trataba sólo de una victoria temporal: el toro de Osborne ha perdido ahora en el Tribunal General, al que había recurrido después la empresa catalana.

.-

.-

En su fallo de este miércoles, el TJUE señala que "aunque las marcas enfrentadas tienen en común el término 'toro', presentan numerosas diferencias". "Las similitudes entre las marcas son escasas a nivel visual, pero de grado medio a nivel fonético", sostiene la sentencia.

"En cuanto a las similitudes desde el punto de vista conceptual, a pesar de que ambas marcas hagan referencia al concepto del toro, el animal representado en la marca de la empresa catalana se asemeja más a una mascota o a un personaje humanizado, diferente del animal simplemente mencionado o representado en las marcas de Osborne. Al estar enojado, la expresión BADTORO podrá percibirse como el nombre de ese personaje", asegura el TJUE.

Por todo ello, la justicia europea concluye que la EUIPO se equivocó al declarar que existía riesgo de confusión entre las marcas.