Un vigilante de seguridad privada durante su turno, en una imagen de archivo.

Un vigilante de seguridad privada durante su turno, en una imagen de archivo.

Empresas Desmantelamiento de la compañía

Los administradores del grupo Segur Ibérica inician su liquidación definitiva

El cierre se lleva a cabo después de que la compañía I-Sec retirara su oferta. Queda en el aire la situación de 800 trabajadores. 

Noticias relacionadas

La administración del grupo Segur Ibérica ha comenzado la liquidación definitiva de la empresa después de que I-Sec retirara su oferta de compra de las Unidades Productivas de vigilancia y seguridad por "problemas para conseguir la financiación necesaria". 

Daniel Barragán, secretario de negociación colectiva de CCOO de Construcción y Servicios, ha confirmado a Europa Press que el plan para liquidar la compañía está "en movimiento" mediante la venta "uno a uno" de todos los servicios a otras empresas. 

"Se puede decir que el proceso lleva iniciado desde la negociación del ERE (sin acuerdo), ya que desde ese momento hay muchos servicios que se han traspasado", ha aclarado. 

Por su parte, la Federación de Trabajadores de Seguridad Privada (FTSP-USO) indicó también que Segur Ibérica ya está informando a sus clientes sobre la situación que atraviesa la compañía con el fin de que estos contraten los servicios de otra empresa. Uno de estos casos es Navantia, que ahora trabaja con Prosegur.

Respecto a los "rumores" que hablaban de otro posible comprador interesado en otras unidades productivas del grupo, desde la federación han indicado que "dudan" de que finalmente se lleve a cabo nada en este sentido. "A día de hoy, lo que nos dicen desde la empresa es que se va a producir el cierre. La empresa se liquida", han concluido.

800 trabajadores en el aire

La administración concursal del grupo informó el 20 de junio que iniciaría un proceso "obligado" de liquidación, como marca el Plan de Liquidación que se aprobó el 24 de abril de 2017 un Juzgado de lo Mercantil.

.

Con la retirada de I-Sec y el proceso de liquidación ya puesto en marcha, hay hasta 800 trabajadores que no tienen subrogación en convenio. Por lo tanto, quedan a la espera de que el juez mercantil apruebe el ERE. No obstante, podrían acabar en el Fondo de Garantía Salarial (Fogasa).

Mientras que los vigilantes con subrogación, y que cumplan los requisitos del convenio de seguridad privada, pasarán a la empresa que se quede con el servicio.