Ricardo Galli, fundador de Menéame.

Ricardo Galli, fundador de Menéame. Benjamí Villoslada / Flickr

Empresas

Menéame se salva por ahora del 'canon AEDE': Cedro no ha llamado a la puerta del agregador

La compañía eleva un 10% su facturación por publicidad en la primera parte de este año y esperan hacerlo crecer con contenido propio de los usuarios y su nueva 'app'.

Sin noticias del canon AEDE en el agregador español de Menéame. Al menos, de momento. La compañía se ‘salva’ por ahora de esta tasa, pues el organismo que debe gestionar su cobro, CEDRO, aún no ha iniciado una negociación formal. Así lo asegura Daniel Seijo, consejero delegado de la empresa, quien recuerda el “limbo legal” en el que se encuentran proyectos como el que él lidera.

Fue a comienzos de 2015 cuando entró en vigor lo que se conoce como ‘canon AEDE’, una tasa incluida en la reforma de la Ley de la Propiedad Intelectual aprobada por el Gobierno del PP y que se cobraría a los agregadores por incluir fragmentos “no significativos” de contenidos divulgados en medios o blogs. ¿Quién lo cobraría? CEDRO, la asociación de gestión de derechos de autor.

En febrero, CEDRO divulgó la tasa que pretende cobrar a estos agregadores: una tarifa diaria de 0,05 euros por cada usuario activo, tal y como adelantaba El Confidencial. En ese mismo mes confirmó que había iniciado conversaciones y negociaciones con agregadores como Menéame. Ahora, más de cuatro meses después no ha habido ningún movimiento.

Seijo afirma a EL ESPAÑOL que no ha tenido lugar ningún tipo de negociación, ni tampoco de propuesta o acercamiento por parte de CEDRO. Según esas cifras, la compañía fundada por Ricardo Galli debería abordar el pago de 2,5 millones de euros anuales, por los 9 millones de usuarios únicos con los que cuenta, lo que supondría su cierre 'de facto'.

Ante esta situación, el directivo reconoce que se mantiene el "limbo legal" de estas compañías y la particular "espada de Damocles" que amenaza su viabilidad de cara al futuro.

Más ingresos

Al margen de lo que suceda con el ‘canon AEDE’, la compañía busca más ingresos. El agregador español de contenido quiere incrementar su negocio. Y confía en la promoción de contenido elaborado por los propios usuarios (y no enlazado de otros medios y webs) y en su nueva aplicación para hacerlo crecer. En estos primeros seis meses del año, ha elevado en torno a un 10% la facturación publicitaria, según sus propias cifras. En 2016 lograron apenas 125.000 euros con unos 9 millones de usuarios únicos.

En enero del año pasado Daniel Seijo, fundador del portal diariomotor, y Remo Domingo, director de iAsesoria, se hacían con el control de la compañía tras la venta de la mayor parte de las acciones del fundador, Ricardo Galli. Uno de sus objetivos era hacer crecer por el lado económico un web que, pese a tener una gran audiencia, contaba con unos ingresos muy escasos.

Gráfico de Menéame.

Gráfico de Menéame. EE

Tras un primer año en el que sus nuevos accionistas (Daniel Seijo y Remo Domingo) reconocían que había sido “más lento de lo deseable”, quieren pisar el acelerador. En estos primeros meses del año, el crecimiento ha sido del 10%. Es decir, estarían a un ritmo de llegar a los 140.000 euros de ingresos este año, después de que hayan cambiado de agencia de publicidad en el primer trimestre del año. Pero quieren que sea más rápido.

Contenido propio y una nueva app

Una de las vías que se plantean es la creación de más contenido propio. De esta forma, están ultimando un sistema de publicación de artículos dentro de la plataforma. “Ya lo hacíamos, pero lo hemos mejorado y vamos a darle más peso y a potenciarlo dentro de la portada”, apunta Seijo. El objetivo: incrementar más la audiencia con contenido externo más allá de los artículos ‘meneados’ por los usuarios y, por tanto, hacer crecer los potenciales ingresos publicitarios.

¿Cómo afectará a la portada y al algoritmo? “El criterio para valorar va a ser el mismo… no va a haber un trato de favor de este contenido frente al externo enlazado”, explica Seijo. Esta herramienta de publicación estará disponible para todos los usuarios a principios de julio, según sus planes.

La otra vía desde la que quieren hacer crecer el negocio es la nueva aplicación móvil, independiente de Menéame. “Y va a ser independiente precisamente para no romper la interacción habitual… es un producto opcional para captar usuarios nuevos y no va a afectar a Menéame”, precisa Seijo, quien no da más detalles. Se limita a precisar que el algoritmo de organización será distinto y la interfaz, también. “Puede funcionar o no funcionar o puede cambiar Menéame”, apunta.

“Con estos dos cambios de producto queremos dar el salto y seguir creciendo”, apunta Seijo, quien reconoce que levantar el proyecto está siendo “tremendamente complicado”. “Ninguna startup como esta, cabeza de lanza y jugando a ser grande, ha funcionado con tan poco dinero”, asegura.

El objetivo es, por tanto, incrementar los espacios publicitarios, sin hacer crecer la carga en la página general. “No tenemos pensado aumentar la superficie de publicidad en la web”, aseguraba Remo Domingo a este medio a principios de este año. El propio directivo señalaba tres factores clave por los que el negocio de Menéame era tan pequeño respecto a otros competidores de internet: la automatización a través sólo de Google durante años hace que la rentabilidad “sea inferior respecto a si se trabaja más en la segmentación”; el perfil de usuario de Menéame, “que es muy poco permeable a la publicidad”, y la menor carga de anuncios en relación a la media de grandes medios de comunicación.

En el año 2016, cuyas cuentas están pendientes de ser presentadas en el Registro Mercantil, se lograron 125.000 euros de ingresos. Un año antes apenas se quedaron en los 100.000 euros y unos beneficios netos en algo más de 10.000 euros.