Imagen de archivo de una protesta en 2015 para el mantenimiento del empleo en la planta de Ávila.

Imagen de archivo de una protesta en 2015 para el mantenimiento del empleo en la planta de Ávila. EFE

Empresas

La planta Nissan Ávila cerrará mañana si los trabajadores y la empresa no llegan a un acuerdo

Los empleados se niegan a aceptar la rebaja en los sueldos que supondría el convenio tras la alianza Renault-Nissan.

Noticias relacionadas

La Junta de Castilla y León ha avisado de que la planta Nissan en Ávila cerrará el jueves si no se llega a un acuerdo. El origen de las diferencias entre los trabajadores y las empresas surgieron tras la Alianza Renault-Nissan.

Ante las dificultades económicas de la planta avilesina, se decidió que la fábrica produjese piezas de recambio tanto para Renault como para Nissan a partir de junio. El inconveniente para los trabajadores, representados a través del comité de empresa, es que ese convenio supondría una reducción en los sueldos que no aprueban.

El consejero de Empleo de la Junta de Castilla y León, Carlos Fernández Carriedo, ha animado a los trabajadores de Nissan en Ávila y a los responsables de la empresa a dar "lo mejor de sí mismos" y a no levantarse de la mesa "hasta lograr un acuerdo" que garantice el futuro de la fábrica.

Es necesario un pacto

Según ha explicado Carriedo, es necesario que el comité de empresa sea consciente de que la reunión que tienen mañana jueves con la dirección de la empresa será la última y, por lo tanto, el encuentro en que se decidirá el futuro de la planta. Ha afirmado que "si no hay acuerdo se cerrará la fabrica".

Esta negociación se centra en el plan social entre empleados y la compañía, el último punto que falta para poder asegurar la continuidad de Nissan en Ávila. Hasta el momento se han logrado "otros tres (avances) positivos": el plan industrial presentado por la Alianza Renault-Nissan; el nombramiento del presidente de Renault España, José Vicente de los Mozos, responsable de las negociaciones; y que la Junta de Castilla y León ofrezca apoyo económico para la reconversión de esta planta.

"Hemos asegurado financiación de la Junta para poner en marcha ese plan industrial, ahora los protagonistas son ellos, deben poner lo mejor de sí mismos" para conseguir un pacto, ha recalcado Carriedo. No obstante, también ha recordado que "la peor de las opciones sería el cierre".

De esta forma la Junta de Castilla y León también se desvinculaba de la petición de mediación realizada por los trabajadores. El representante de los empleados defendió el martes que el organismo público debía pronunciarse a favor del comité de empresa. Sin embargo, desde la consejería de Economía y Hacienda de la Junta se ha defendido que su papel no es mediar, y que los sindicatos deben agotar todas las posibilidades para que no se produzca el cierre.