Accidente de tráfico.

Accidente de tráfico. Efe

Empresas Más indemnizaciones que ingresos por pólizas

El impacto de 500 millones por accidentes de tráfico anticipa primas más caras

La aplicación del nuevo baremo de indemnizaciones coincide con un incremento notable de la siniestralidad.

Cara y cruz en la salida de la crisis para las compañías aseguradoras, sobre todo en cuanto al ramo de auto se refiere. Se compran más coches -nuevos y usados- y aumentan las pólizas de seguros, pero también, al incrementarse la circulación de vehículos, se dispara la siniestralidad. Por primera vez, desde 2004, ha subido el número anual de fallecidos (1.160) tras accidente de tráfico.

Todo, más o menos, dentro de la normalidad, si no fuera porque, en esta ocasión, el nuevo baremo de indemnizaciones por lesiones de accidente de tráfico va a suponer al sector asegurador “un impacto de entre 400 y 500 millones de euros”, ha reconocido Miguel Ángel Merino, consejero delegado de Línea Directa. En el caso de la compañía controlada al 100% por Bankinter manejan un revés de un máximo de 30 millones, el equivalente al 7% de su cuota de mercado en las pólizas de auto.

El dato lo ponía Merino encima de la mesa en la presentación de resultados de la compañía al cierre de 2016, que, por primera vez en su historia superaba los 100 millones de euros de beneficio neto.

Más beneficio neto por menos impuestos

Aunque la ganancia bruta de Línea Directa se saldaba con un 1,7% por debajo la obtenida en 2015, al final, al restar los impuestos, la foto del resultado neto salía mejor al pagar menos impuestos que el año anterior.

“En 2014, aplicamos un tipo general del 30% del impuesto de sociedades, un 28% en 2015 y un 25% el año pasado”, explicaba Francisco Valencia, director de Gobierno Corporativo de la aseguradora. “Al final, sobre este porcentaje aplicamos un 1%, arriba o abajo, de ajustes temporales”, añadía.

Unos resultados con los que la aseguradora saca pecho -”mejores que los de algunas empresas del Ibex”, señalan- y, además, haberlos conseguido, como han hecho la mayoría de las empresas del sector, "sin aumentar las primas", aseguran.

La 'tormenta perfecta' se recrudece  

Como ya vaticinaba hace un año, el consejero delegado de Línea Directa volvía a referirse a la “tormenta perfecta” en la que se encuentra el sector asegurador, porque “con los bajos tipos de interés, a las compañías solo les resta gestionar el seguro”, en referencia al escaso margen que ofrecen las inversiones financieras. Y, advierte Merino, “falta por ver lo peor”. Ante el aumento de la siniestralidad en carretera, la aplicación del baremo por accidentes no va a dejar otro camino que subir las primas.

Con este panorama, la ratio combinado del ramo de auto -resultado de sumar la tasa de siniestralidad sobre primas imputadas más el resultado de dividir los gastos de explotación entre las primas emitidas- se convierte en el dato clave para conocer el margen con el que cuentan las aseguradoras ante un aumento de la siniestralidad que, además, según Merino, “va a seguir aumentando ante la mayor frecuencia con que los clientes cogen el coche”.

Antigüedad creciente del parque móvil

También influye en el aumento de accidentes la antigüedad del parque móvil. Que, con casi 12 años en los coches y 15 en las motos, se encuentra entre las más altas de la Unión Europea, al nivel de Portugal y Grecia.

Si esta ratio está por debajo de 100, no hay problema, pero si se aproxima a ese umbral y , sobre todo, si lo sobrepasa, el asunto se complica. “Si esta ratio es mala, solo queda subir la prima”, recalca Merino.

En el conjunto del sector asegurador, la ratio combinada de autos se sitúa en el 99,1%, con lo que el margen resulta nimio. De cada 100 euros que la compañía factura en pólizas, más de 99 se tienen que destinar a gastos, con lo que el margen no llega ni a un euro. No es el caso de Línea Directa, que, a pesar de la alta siniestralidad registrada en 2016, sigue manteniendo esta ratio bajo control. Se queda por debajo del 89%.

Casa, coche y... salud

Al margen del ramo de coches, Línea Directa también está intentando sacar provecho de la leve recuperación del mercado inmobiliario, con esos más de 78 millones de euros de incremento de las primas de hogar, un 12% más que en 2015 y tres veces más de lo que crecía de media el sector.

De cara a 2017, el consejero delegado de la aseguradora de Bankinter desvelaba un secreto a voces, como es el lanzamiento del ramo de salud en el segundo semestre de 2017. Tras darle vueltas al tema, los responsables de Línea Directa confían en que el nuevo ramo aporte crecimiento, volumen y diversificación, con el objetivo de que la compañía entre en en top ten de las aseguradoras españolas de No Vida.