Wimbledon quiere tener público en la edición de 2021. El torneo británico, referente en la temporada de hierba, ha confirmado que su intención es que haya como mínimo un 25% de aforo durante su disputa. La cifra dependerá de cómo se encuentre la situación epidemiológica del país, pero los organizadores son optimistas y esperan poder aumentar la cantidad de aficionados presentes en las gradas.

Noticias relacionadas

Lo ha confirmado Sally Bolton, directora ejecutiva de Wimbledon, en una comparecencia oficial para detallar los objetivos del campeonato. Bolton ha reconocido que trabajan con miembros del gobierno, sanidad y otros organismos deportivos para tener más apoyo y poder "traer de vuelta los eventos deportivos" que todos conocen: con público en la grada. "Nuestra prioridad ha sido y será siempre hacerlo de forma segura, con el apoyo y la confianza de todas las partes interesadas", ha indicado.

"Actualmente estamos trabajando con una capacidad de espectadores de alrededor del 25%, basándonos en las actuales directrices de la Autoridad de Seguridad de los Terrenos Deportivos, pero seguiremos siendo flexibles mientras esperamos el resultado del Programa de Investigación de Eventos del gobierno y la claridad sobre la probabilidad de que las restricciones se relajen más allá del 21 de junio", ha confirmado. Cabe recordar que la Eurocopa comenzará el 11 de junio y que Reino Unido, en los varios partidos que albergará, quiere también tener el máximo público posible.

"Esperamos que el 25% sea una posición mínima a partir de la cual podamos construir, ya que nuestro deseo absoluto es permitir que el mayor número de personas posible asista a los campeonatos de forma segura este año", ha espetado Bolton. Su objetivo es, según ha detallado, crear una atmósfera donde haya espectadores, pero sin olvidar el rendimiento financiero de los campeonatos.

Está previsto que el inicio de Wimbledon sea el 28 de junio y la gran final se dispute el 11 de julio. La temporada pasada, cabe recordar, ya tuvieron que suspender el torneo por culpa de la pandemia. Algo que en esta ocasión no solo no ocurrirá, sino que lucirá aficionados en la grada.

Roland Garros, afectado

El gran torneo francés, al contrario que el de Wimbledon, ha visto trastocados sus planes por segundo año consecutivo. Y de nuevo por culpa de la Covid-19. En su caso, y después de varios días de rumores y negociaciones con las autoridades francesas, desde la organización se acordó retrasar el inicio de Roland Garros para dar más tiempo a la reducción de casos de coronavirus y, así, permitir mayor aforo en las gradas del recinto.

No hay porcentaje ni se han dado cifras, pero desde Roland Garros ya se mostró la firme convicción de que pudiera haber aficionados durante el torneo. "Tampoco me parece razonable la opción de jugar con el aforo al 100%, pero sí nos gustaría poder tener algo de público", subrayaron. Wimbledon tendrá espectadores y Francia quiere seguir los mismos pasos.

[Más información - Andy Murray sorprende a sus fans con sus planes de futuro en el golf... o en el fútbol]