Rafael Nadal protagonizó un partidazo ante Dominic Thiem. Sin embargo, en esta ocasión no fue el reciente campeón de Roland Garros el que se hizo con el triunfo. El tenista español acabó cediendo ante un rival que apenas cometió fallos y que se ha reafirmado como uno de los grandes talentos del circuito. Sin embargo, no solo ellos fueron protagonistas de la tarde: también un Djokovic que apareció contra todo pronóstico en la señal de televisión.

Noticias relacionadas

El actual número uno del mundo ganó su primer encuentro de estas ATP Finals. Un duelo ante el argentino Schwartzman con un 6-3 6-2 que apenas le generó problemas. En la segunda cita del torneo se tenía que ver las caras contra Medvedev, justo unas horas después del encuentro de Rafa Nadal. Y, por ello, el tenista serbio aprovechó las horas previas para seguir preparándose mientras disfrutaba libre de presión del partido entre el balear y el austriaco.

Tennis TV, que estaba dando cobertura al partido de Nadal, interrumpió durante uno de sus parones su conexión con la pista central para enfocar a Novak Djokovic. El serbio, cuya personalidad muchas veces le ha colocado frente a los focos, volvió a sorprender cuando se dio cuenta de que las cámaras le estaban enfocando.

Ni un segundo de sorpresa: Djokovic, acompañado de dos miembros de su equipo, miró a la cámara cuando se descubrió en la pantalla de la televisión y celebró como viene acostumbrando estos días. Como si de un gol de Cristiano Ronaldo se tratase, y entre risas, Djokovic hizo el grito de guerra del delantero portugués.

Rafa Nadal, minutos después, acabaría perdiendo contra Thiem para colocarse con 1-1 en el balance del torneo de maestros. El austriaco, por su parte, sigue invicto tras la disputa de estas dos jornadas y con el impulso moral de haber vencido con un doble 7-6 al ya histórico jugador español.

La otra imagen

La reacción viral de Novak Djokovic no fue la única imagen que dejó la tarde. El propio Rafa Nadal, pese a no haber conseguido el triunfo contra Thiem, realizó un golpe elogiado por todos los aficionados y que fue un síntoma más de que el balear jugó a un gran nivel en esta segunda cita de las ATP Finals.

Corría el segundo set. El tramo final. Thiem se la jugaba y rozaba la victoria con una rotura de saque. Sin embargo, Nadal continuaba peleando para alargar el encuentro. Con ventaja en el marcador, sacó y sufrió el punto hasta el final. Cuando parecía que ya lo tenía perdido, golpeó por debajo de las piernas, tomó el mando de la jugada y se llevó un juego que le serviría para empatar el set.

Ahora, el jugador de Manacor tiene que ganar su tercer partido del torneo contra Tsitsipas para alcanzar las semifinales y, así, evitar un posible cruce inmediato con Novak Djokovic, candidato a llevarse el torneo y celebrar su número uno hasta final de año.

[Más información - Djokovic y unas clases de tenis improvisadas: el bonito detalle que tuvo con unos niños]