El tenis es un deporte que requiere de una estabilidad mental total. No perder la concentración, saber trazar un plan idóneo para cada rival e incluso tener diferentes alternativas por si se complica el partido pueden ser igual de importantes o más que tener un gran saque o una buena derecha. Y de eso sabe, y mucho, Toni Nadal, la persona que ha visto crecer a uno de los mejores tenistas de la historia. 

Noticias relacionadas

El tío y exentrenador de Rafa ha hablado sobre los dos grandes rivales de su sobrino y sobre las dificultades que se le plantean en un partido a un jugador de la talla de Nadal y de cómo debe actuar para resolverlas, intentando trazar sobre la marcha un plan alternativo para hacer daño al juego de su rival. 

Toni Nadal puso como ejemplo uno de los grandes triunfos de Rafa en su carrera, cuando ganó, en un 2013 mágico, el US Open ante Novak Djokovic en un partido que fue durísimo y que tuvo un riesgo mayúsculo, ya que, durante una fase del encuentro, Nadal no encontraba la manera de hacer daño al serbio. 

Además, Rafa no contaba con ese plus natural que le ofrece la tierra batida, una superficie donde se encuentra más cómodo y donde es capaz de ganar tirando de su talento natural, ya que la pista dura de Flushing Meadows le obliga a jugar su máximo nivel si quería derrotar al balcánico. 

Novak Djokovic, durante la final del Masters 1000 de Cincinnati EFE

Así contaba las sensaciones vivida aquel día Toni Nadal en el podcast en francés de Eurosport Echange: "Rafael ganó el primer set. Después perdió el segundo. Djokovic empezó a jugar muy bien. Había roto en el tercer set. Y fue muy difícil. Rafael en ese momento, mientras yo estaba en el palco, me dijo: "Toni, ¿qué estoy haciendo?, y yo le dije: "Tienes que golpear todas las bolas muy fuerte al medio de la pista".

Desde la grada, Toni quiso tranquilizar a su pupilo y mostrarle cuál podía ser el camino para hacer daño a un jugador tan completo como Djokovic, que no suele ser tan brillante como Federer, pero que es un jugador muy sólido y sin fisuras aparentes. Sin embargo, toda esa tranquilidad que el técnico parecía tener, por dentro eran nervios e inseguridades, algo que no podía reflejar. 

Toni Nadal siguió mostrando sus consejos a Rafa: "No te muevas demasiado delante de Djokovic porque si no, si te abres, él también puede golpear al paralelo. Así que, muchas bolas y muy fuertes y al centro". Sin embargo, no pudo evitar confesar su verdadero estado a la persona que lo acompañaba:"Entonces le dije a Carlos Costa, que estaba a mi lado, que todo lo que teníamos que hacer era ir a la iglesia a rezar para esperar un cambio".

Nadal se llevó la victoria

Finalmente, Nadal consiguió reponerse de aquellos momentos un tanto críticos y se llevó el título por un marcador de 6-2, 3-6, 6-4 y 6-1. Sucesos como el de aquella final hacen pensar a Toni que jugar contra Djokovic siempre es un riesgo, ya que te pone en situaciones críticas de las que es muy difícil salir por su consistencia. 

Rafael Nadal celebra su título en el US Open 2013 con su tradicional gesto de morder el trofeo REUTERS

"Para mí siempre es un poco más difícil con Djokovic que contra Federer porque con Federer tenemos un plan contra él. Sabemos que contra Federer, Rafael debe golpear la pelota con fuerza a su revés, y con un poco de altura. Para mí es un plan que, si él puede ponerlo en marcha, y tenemos mucha suerte, tenemos muchas posibilidades de ganar". 

Toni Nadal quiso dejar una reflexión final de lo que supone un tenista como Novak Djokovic, contra el que es muy difícil jugar y contra el que necesitas estar al máximo: Pero con Novak, siempre es así: "Puffff No sabes exactamente lo que puedes hacer. Tienes que jugar e intentar ser genial".

[Más información: Nadal: "Las condiciones no me favorecen, pero eso no me quita ni ilusión ni motivación"]