Nick Kyrgios volvió a ser noticia en un partido de tenis y lo fue de nuevo por una serie de gestos bastantes feos en el partido de Masters 1000 de Roma que le enfrentó ante Daniil Medvedev

Noticias relacionadas

El tenista australiano volvió a mostrar su imagen más provocadora dejando algunos golpes que para muchos podrían ser una provocación, acompañados de varios pelotas y de un gesto bastante feo. Con este ya son innumerables los percances que Kyrgios ha protagonizado y no solo se trata de algo meramente deportivo, sino que también lo traslada al ámbito de lo personal.

Esta vez, se dedicó a dar muchos golpes despectivos hasta que, en un momento dado, empezó a mandar pelotazos más allá de la grada. De hecho, fue tal la potencia que le propinó a cada golpeo que el respetable presente en la grada se vio obligado a abandonar el recinto, pues el panorama y la actitud de Kyrgios volvían a dejar mucho que desear.

Indignación en la grada con sus actuaciones

De hecho, en lo que se refiere a dirigirse al público, Kyrgios ya tuvo sus más y sus menos con un aficionado que le reprochaba su comportamiento. La respuesta del australiano fue tan despectiva como siempre, pues le decía que si no tenía nada mejor que hacer que verle a él jugar. Un vez más, su calidad y su tenis se han visto manchados por otra actuación deplorable que dará mucho de qué hablar.

[Más información: La madre de Murray defiende a Kyrgios: "Es un genio"]