Cuando se habla de boxeo figuras como las de Muhamad Ali, George Foreman, Sugar Ray, Rocky Marciano, Mike Tyson, Floyd Mayweather o Manny Pacquiao vienen a la mente. Más difícil es pensar en leyendas del pugilismo femenino. Pero aunque ellas no son tan conocidas, el pasado fin de semana tuvo lugar uno de los mejores combates de toda la historia dentro del boxeo femenino.

Noticias relacionadas

Ebanie Bridges y Shannon Courtenay se enfrentaron por el título del peso gallo de la Asociación Mundial del Boxeo Femenino (WBA). En un combate pactado a diez asaltos, de dos minutos cada uno, la victoria cayó del lado de Courtenay por decisión unánime de los jueces.

Conocida como 'La asesina con cara de bebé', la británica de 27 años se proclamó campeona del mundo en uno de los que ya es considerado por los especialistas como una de las peleas candidatas a ser declarada como 'el combate del año'. En un feroz cara a cara dentro del cuadrilátero, las dos púgiles salieron victoriosas en parte, la cuestión es ¿por qué?

Pues por algo que en nada o todo tiene que ver con el deporte. En un momento en el que en las diferentes disciplinas se lucha por la igualdad de género y por romper el techo de cristal, este combate por el peso gallo podría haber pasado inadvertido prácticamente para el gran público, pero no fue así gracias a todo el show que montó Ebanie Bridges.

La 'Bombardera Rubia'

La boxeadora australiana se presentó en el pesaje, antes del combate en el Wembley Arena, en ropa interior. Su imagen no tardó en dar la vuelta al mundo, al mismo tiempo que se abría un debate: ¿era necesario este espectáculo? ¿Ayuda en algo al boxeo femenino? ¿Cuál era la intención de Bridges?

La boxeadora Ebanie Bridges, en ropa interior durante el pesaje por el título del peso gallo de la WBA

Ebanie Bridges acudió al pesaje en ropa interior sin tapujos, en un acto que se puede ver como de empoderamiento femenino. Si ellos lo hacen en pecho y en calzoncillos, por qué no ellas también en lencería. Pero un acto como este suele ir de la mano de las críticas y estas le llegaron a la de Sídney, incluso por parte de sus compañeras de profesión.

Muchas de ellas no entendieron la puesta en escena de Bridges y la llegaron a acusar de haber conseguido la pelea ante Courtenay gracias a sus pechos operados y a sus salidas de tono en los pesajes. Incluso su propia rival la acusó de no ser un buen ejemplo para el boxeo femenino.

Ebanie Bridges - Shannon Courtenay, durante el pesaje por el cinturón del galo de la WBA

"Se dice que quieren que el boxeo femenino tenga una audiencia mayor, yo también lo deseo, pero por otra clase de razones. Hay mujeres que lo dieron todo para llegar a donde estamos ahora las boxeadoras y no para que tengamos que hablar de ropa interior. Tengo una hija de 14 años y quiero hablar de mi trabajo, del boxeo, no de lucir el cuerpo", señaló Courtenay.

Respeto ganado

Esas críticas iniciales, en las que se señalaba a Bridges por ganar notoriedad valiéndose de su físico acabaron cayendo en saco roto después de lo visto en el ring. La australiana apareció en el SSE Arena al ritmo de 'Barby Girl', ¿otra provocación? se preguntaron muchos, pero nada más lejos de la realidad, la poseedora del título del supergallo demostró que su verdadero show fue la pelea.

Acabó perdiendo y con el rostro completamente desfigurado, pero Ebanie Bridges cambió las críticas por el respeto del mundo del boxeo después de su combate ante Shannon Courtenay. La favorita en las apuestas era 'La asesina con cara de bebé' y aunque estuvo a punto de hacer que la australiana besase la lona en el sexto asalto, el combate se acabó decidiendo por la sentencia de los jueces.

Por decisión unánime (97-94, 98-92 y 98-92), la británica se hizo con el cinturón del peso gallo, pero lo visto en el ring provocó que incluso el presentador de la velada pidiese el aplauso para las dos boxeadoras, que dieron un auténtico espectáculo en el ring. Aunque las secuelas de la pelea se dejaron ver en el rostro de Bridges, quien acabó con un ojo totalmente machacado.

En sus redes sociales, la de Sídney quiso hacer borrón y cuenta nueva después de todo lo que se había dicho sobre ella tras acudir al pesaje en lencería y no solo eso, sino que además es una gran compañera de profesión y que todo fue por un acto de empoderamos, para demostrar que las mujeres, independientemente de su físico, pueden pelear.

"¿Qué puedo decir? No pude ganar el título, pero luché con todo mi corazón. Felicidades Shanny. Se necesitan dos para bailar el tango y, realmente, espero que lo hayamos hecho. Dije que lo haríamos y demostró que las mujeres bonitas también pelean duro. Espero que haya sido entretenido", escribió Ebanie Bridges en sus redes sociales.

Combate sobresaliente entre dos grandes boxeadoras. Pese a todo el debate previo, las críticas y todo el show, llegó una de las mejores peleas de la historia, ganándose una y otra el respeto de los profesionales del pugilismo y también de los aficionados. ¿Se producirá pronto un Bridges vs. Courtenay 2.0?

[Más información - Rachael Blackmore hace historia en las carreras de caballos: primera mujer en ganar el Grand National]