El Día Internacional de la Mujer pone de relieve el largo camino que todavía queda por recorrer para alcanzar la deseada igualdad. Periodistas, médicas, profesoras, limpiadoras... todas se unen en una fecha tan señalada como es este 8 de marzo para visibilizar el problema. También las deportistas, que son un referente para todas las mujeres y, en especial, para las más pequeñas.

EL ESPAÑOL ha tenido la oportunidad de hablar con una de ellas, Joana Pastrana. La madrileña se convirtió en la primera mujer de la historia en ganar el Campeonato de Europa de boxeo de peso mínimo y este sábado defenderá ante los suyos el título mundial IBF de peso mínimo ante la mexicana Ana Arrazola, tras proclamarse campeona del mundo el año pasado.

El amor de Pastrana por el boxeo no viene de familia, ya que en su casa nadie lo ha practicado: "No he tenido ningún referente. Necesitaba un deporte de contacto y fui probando algunos hasta que encontré el boxeo y me enganché".

Hasta hace poco, Joana compaginaba el boxeo con la hostelería, pero ser campeona de Europa y del mundo ha hecho que pueda dedicarse exclusivamente al boxeo: "Es difícil vivir solo del boxeo femenino si no has ganado nada importante, todo lo contrario que en otros países donde muchas boxeadoras se dedican solo a eso. Aquí en España nos tenemos que sacrificar muchísimo y hay que hacer más de la cuenta". 

Joana Pastrana, con su cinturón de campeona del mundo.

Un deporte y una vida rodeada de hombres

El boxeo ha sido siempre un deporte mayoritariamente de hombres, por lo que las mujeres han sufrido numerosas complicaciones para poder practicarlo y hacerse un hueco. 

"El boxeo es un mundo más difícil para nosotras. Aparentemente, aunque hayamos conseguido los éxitos que estamos logrando, hay menos mujeres en este deporte y tenemos que buscarlas en otros países para poder competir", comenta la actual campeona del mundo.

Tal y como confiesa Pastrana, cada vez más mujeres se suman al boxeo en todos los aspectos, tanto en las veladas como en los gimnasios, ya sea para aprender o para competir. Todo esto no quiere decir que Pastrana haya estado rodeada casi siempre de hombres.

"No he tenido nunca ningún problema machista. Es más, todo lo que soy es gracias a los dos hombres que tengo en mi equipo, ya que sin ellos no estaría dónde estoy y no hubiese conseguido todos los títulos que he conquistado. Siempre me acompañan en cada entrenamiento y en cada logro que consigo", dice la madrileña.

Pastrana suele entrenar con hombres y pelear con mujeres: "Durante los entrenamientos de las mañanas hacemos pesas, carreras y por la tarde peleamos. En los entrenamientos, según se acercan las peleas, buscamos mujeres con cualidades parecidas, aunque muchas veces entreno con hombres, especialmente junto a mi entrenador". 

Joana Pastrana, campeona del mundo.

Un referente para las mujeres

Pastrana, gracias a todas sus conquistas, ha logrado ser un referente para cualquiera boxeadora. Además, ha situado el boxeo español en lo más alto. La mentalidad de la sociedad ha empezado a cambiar con deportistas como ella. 

"Noto ciertos cambios. Estoy dando a conocer otra versión del boxeo. No es la de simplemente intercambiar golpes con golpes, donde estamos acostumbrados a ver hombres fuertes sangrando. Yo intento ganar los combates con la cabeza, pensando cuando tengo que golpear", expresa Joana. 

"Gracias a todo esto me acerco más al publico y se ven más mujeres en los gimnasios y en las veladas concienciadas de que el boxeo no es darse golpes. Existe el contacto, pero la gente viene a divertirse y a aprender. Es por esto que el boxeo está cada vez más en auge", dice. 

Joana Pastrana

Pastrana tiene claro que cada día se verán más mujeres dentro del boxeo. Y para las que dudan en dar el paso, tiene un consejo: "No debemos tener miedo ya que nadie nos va a poner una mano encima. Que den la oportunidad al boxeo, ya que nadie les va a pegar. Solo van a sacar cosas buenas de este mundo".

Por gente como Pastrana, entre muchos otros y otras, el futuro del boxeo está asegurado. Al menos para la madrileña: "Poco a poco lo vamos levantando. Ha habido años muy malos y amargos. Ahora está cobrando otro aire y se va viendo por todos los sitios que hay veladas y que los gimnasios están mas llenos. Vuelve a crecer y tengo buenas sensaciones". 

Ahora Joana quiere seguir aportando su granito de arena a este deporte y lo hará a partir de este sábado a las 23 horas en la localidad madrileña de Moralzarzal. En juego, además del título mundial, volver a situar el boxeo español en lo más alto. 

[Más información: Joana Pastrana es oro: primera española en ser dos veces campeona del mundo de boxeo]