Ilias Fifa, tras ser detenido este miércoles en el marco de una operación antidopaje en Santa Coloma de Gramenet (Barcelona), ha pasado la noche en el calabozo, según han confirmado fuentes policiales a EL ESPAÑOL. En la vivienda del atleta, campeón de Europa de 5.000 metros en Ámsterdam 2016, los agentes habrían encontrado este martes sustancias dopantes y jeringuillas en una investigación ordenada por el Juzgado de Instrucción número 4 de Mataró y desarrollada por la Sección de Consumo de la Brigada Central de Delitos contra las Personas. Junto a él habría sido detenida otra persona cuya identidad no ha trascendido. 


Esta es la segunda vez que Ilias Fifa pasa por el calabozo. La primera, en cambio, lo hizo por otros motivos, tal como explicaba en una entrevista con EL ESPAÑOL: “Llegué a Barcelona y pasé tres días en la calle hasta que la Policía me vio durmiendo en un parque y me llevó a un calabozo. Allí me hicieron fotos, me preguntaron por mi nombre… Cosas así. Después, me llevaron directamente a un centro de menores porque tenía pinta de menor de edad”.


En aquella ocasión, lo peor había pasado antes de entrar en el calabozo. Ilias Fifa, natural de Marruecos pero con nacionalidad española, llegó a la Península escondido en los bajos de un camión. “Lo intenté muchas veces entre los 14 y los 16 años. Me metía debajo y me pillaban en la aduana. Lo hice hasta en seis ocasiones y me escapé con 17 años. Tuve la suerte de que el camión donde estaba yo no lo revisaron en la aduana”, explicó a este periódico.

Ilias Fifa tras la carrera.


Una vez en España, Fifa llegó a Barcelona ayudado por un amigo marroquí y acabó, tras pasar por el calabozo, en el centro de menores de Santa Perpetua de Mogoda. “El primer año lo pasé mal. Estuve haciendo tonterías con los chicos, que si saliendo un poco, que si fumando, pero me frené. Dije: ‘He venido a España para mejorar mi vida, no para meterme en estas cosas’”. Y, una vez tomada la decisión, empezó a correr hasta pasar a formar parte de la Agrupación Atlética de Cataluña, su primer club.


Hasta los 20 años, sin embargo, no salió del centro de menores para vivir con otros jóvenes en un piso tutelado. Después, tras ganar una carrera popular de 10.000 metros en Nou Barris, conoció a su actual entrenador, Rafa Caro, y empezó a progresar exponencialmente. Fichó por el Barcelona, se proclamó campeón de Europa en 5.000, acudió a los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro y este verano estuvo en el Mundial.

La AEPSAD solicita personarse en la causa


La causa, que se encuentra bajo secreto de sumario, fue abierta el pasado mes de junio como consecuencia de una denuncia de la Policía Nacional por presunto delito contra la salud pública y por la presunta utilización de medicamentos prohibidos. Dentro de estas diligencias, la jueza ordenó 10 entradas y registros en domicilios de Cataluña (Santa Coloma de Gramenet, Mollet, Esplugues y Arenys de Mar), Guadalajara y Valencia.


Esos registros habrían llevado a la Policía a entrar en la vivienda de Ilias Fifa, que inmediatamente fue detenido para prestar declaración y pasar la noche en el calabozo. “Nos pilló por sorpresa a todos, no sabíamos nada”, reconocía su entrenador, Rafa Caro, en conversación con EL ESPAÑOL. Tanto él como el club reconocen no saber nada, aunque el Barcelona, en un comunicado, anunció que tomará “medidas contundentes” si se confirma la implicación del atleta en la trama. Y la Federación, en otra misiva hecha pública en su página web, muestra su “repulsa ante cualquier práctica de dopaje”.


Más allá de los clubes e instituciones relativas con el atletismo, la Agencia Española de Protección de la Salud en el Deporte ha solicitado su personación, a través de la Abogacía del Estado, en la causa. Desde la AEPSAD reconocen que su interés responde a la necesidad de “tener acceso a la información que pudiera ser relevante a efectos de depurar responsabilidades ante una posible infracción de las reglas antidopaje”.


A la espera de todo ello aguardarán Ilias Fifa y su entorno, sorprendidos por su posible implicación y a la espera de que su detención haya sido, simplemente, una anécdota. Por el momento, el atleta español no es culpable de nada y, como reconocen siempre sus allegados, “es un buen chico”. Ya se verá si inocente.

Ilias Fifa, el día que se proclamó campeón de Europa.