Wayde Van Niekerk ha escalado un peldaño más hacia el Olimpo del atletismo. El velocista sudafricano logró este miércoles en Ostrava (República Checa) la mejor marca de la historia en 300 metros parando el crono en 30.81 segundos, mejorando en cuatro centésimas la plusmarca previa, en poder del estadounidense Michael Johnson (30.85s) desde el 2000.

Noticias relacionadas

Una semana después de mejorar su mejor registro el hectómetro con 9.94s, el campeón olímpico y plusmarquista mundial de 400 metros ha conseguido en la reunión checa un crono de otro planeta, borrando así de las listas de récords mundiales la obtenida por Michael Johnson hace 17 años en Pretoria.

En la final olímpica de 400 metros de Río 2016, el sudafricano pasó por los 300 en 31.0 y acabó batiendo el récord mundial de la vuelta a la pista con 43.03s, destronando también a Johnson, que ve cómo unos tiempos que se revelaban inalcanzables han sido superados por un joven sudafricano privilegiado físicamente.

Van Niekerk se pone, por tanto, al frente de la lista mundial de todos los tiempos también en esta distancia no olímpica, por delante de Michael Johnson y de Usain Bolt, que en 2013 acreditó en Ostrava un tiempo de 30.97.