Jorge Lorenzo sigue siendo un personaje único. A pesar de estar alejado de los focos desde que anunció su retirada como piloto oficial en noviembre, el mallorquín no ha perdido su astucia, su picardía y su mordacidad habituales, y ahora se ha hecho más habitual en las redes sociales que en los circuitos. 

Noticias relacionadas

Sin embargo, Lorenzo ha vuelto a subirse a la Yamaha M1 para hacer unos tests en el circuito portugués de Portimao junto a otros ilustres como Dani Pedrosa, probador de KTM. Jorge ahora ya no compite contra sus rivales, sino que compite contra un crono y disfrute de una vida que se ha ganado a base de sacrificios, victorias y caídas. 

Además, para lo bueno y para lo malo, Lorenzo sigue siendo Lorenzo y por eso no evita responder a aquellos que intentan ponerle en un aprieto, ya sea en el Mundial de MotoGP o incluso en las redes sociales, donde ahora muestra su lujosa vida rodeado de coches de alta gama, vacaciones por islas y territorios paradisíacos y restaurantes de prestigio. 

Jorge Lorenzo en la rueda de prensa de los tests de Portimao Instagram (yamahamotogp)

Es la nueva vida de Jorge Lorenzo, vida que algunos como Pablo Ciabbatti, de Ducati, han comentado con un tono que no ha gustado del todo al mallorquín, a pesar de todo siempre tiene una sonrisa y una respuesta, tanto para sus fans como para sus detractores. Aunque pasen los años, Lorenzo nunca deja indiferente a nadie. 

"Mi vida es todavía mejor de la que estoy mostrando en las redes sociales. Hablando en serio, estoy muy feliz de la vida que estoy llevando. Es más o menos como me la imaginaba, con mucho tiempo libre, sobre todo, con la capacidad de decidir lo que quiero hacer en cada momento. Aparte de ser probador, no he pensado en nada ahora mismo relacionado con las carreras".

Lorenzo pasó por lugares como Tailandia, República Dominicana o Dubái después de abandonar el Mundial de MotoGP. Ahora ha regresado a su Lugano habitual, tras poder salir de Dubái donde pasó el confinamiento, alojado en un hotel de lujo. Además, ha vuelto a subirse a la Yamaha para hacer unos tests en el circuito portugués de Portimao después de muchos meses alejado de los circuitos. 

"Ahora trabajas en beneficio de la fábrica, no por intereses egoístas. Yo no tengo mucha experiencia en esto, pero me gusta. No hay un trabajo perfecto, pero como amante de las motos, es lo más cercano a él, no tienes la presión de antes. Ahora trabajo 15-16 días al año, aunque este año menos, puedes disfrutar la vida. Como persona competitiva, echas de menos el sentimiento de ganar, de celebrarlo con tu equipo, pero es lo mejor en este periodo de mi vida".

Jorge Lorenzo en el circuito de Portimao Instagram (jorgelorenzo99)

"Aún puedo competir contra el cronómetro, ahora es mi rival, no puedo ganar ningún trofeo. Lo más bonito como piloto es ganar títulos o carreras, pero también lo más bonito es pilotar una MotoGP. No puedes tener todo".

Así ve Lorenzo el mundial

Por último, Jorge Lorenzo ofreció su visión de un mundial que está más igualado que nunca tras la lesión de Marc Márquez, ya que ningún piloto parece dispuesto a tomar el mando con una cierta regularidad y existen muchas motos capaces de hacerlo bien y de pelear por el podio. 

"En este momento, casi cualquier fábrica puede ganar una carrera y algunas lo hicieron.Vimos un Márquez muy fuerte en Jerez, pero no sabemos lo que habría pasado en otros circuitos. De todos modos, creo que sin esta lesión, Marc seguro que estaría luchando por el título. Ahora, en términos de calidad o rendimiento, el Mundial está más igualado que nunca y veo un show muy bueno en la televisión". 

[Más información: Jorge Lorenzo: "La humildad no gana campeonatos, yo no corro porque ya no me apetece"]