Andrea Iannone no podrá competir en el próximo año y medio. El Tribunal Disciplinario de la Federación Internacional de Motociclismo ha decidido sentenciar al italiano con 18 meses de suspensión por su positivo por esteroides anabolizantes en el Gran Premio de Malasia de 2019.

Noticias relacionadas

La fiscalía había solicitado en un principio cuatro años de sanción para Iannone, que estaba suspendido desde que acabó la temporada pasada cuando se abrió la causa. La defensa expuso que todo se debía a la ingesta de alimentos contaminados con esta sustancia, teoría que se ha aceptado pero que no ha librado de la sanción al piloto italiano.

Iannone ya había recalcado en el mes de diciembre que se encontraba "totalmente tranquilo". "Estoy abierto a cualquier contraanálisis en un asunto que me sorprende también porque, hasta ahora, no recibí ningún comunicado oficial. A lo largo de los años, e inclusive esta temporada, me he sometido a continuos controles que siempre han dado negativo, por lo que tengo la confianza en la conclusión positiva de esta historia", recalcaba el piloto de Aprilia que finalmente no ha eludido la sanción.

Andrea Iannone, junto a Andrea Dovicioso Reuters

"Un castigo absurdo"

Su equipo ya ha reaccionado a esta sanción. "Habiendo reconocido la buena fe de Iannone, el castigo es absurdo", expone el director del Aprilia Racing Team Gresini. Esta sanción impide que el italiano compita hasta junio de 2021. Aún así, recurrirán esta decisión ante el Tribunal de Arbitraje Deportivo y han pedido la cautelar.

[Más información: Márquez ya avisó sobre el problema del dopaje en 2018: pedía más controles por cannabis]