Los test de MotoGP en Sepang han tenido dos focos principales. El primero ha sido el estado físico de Marc Márquez después de su operación de hombro. El segundo fue el regreso de Jorge Lorenzo al 'paddock' en su nuevo papel: asesor de Valentino Rossi. Esa imagen tan llamativa después de haber sido rivales en la pista fue una de las más comentadas durante estas pruebas.

Noticias relacionadas

El mallorquín ha concedido una entrevista a The Race donde ha hablado sobre su nueva vida, pero también sobre el hecho de volver a verse encima de la moto y que pueda regresar a la competición en algún momento. "Después de Valencia fue 99% no, y ahora es quizás 98%. Si ha crecido un 1% en dos meses, tal vez seguirá creciendo en el futuro, pero por ahora es un no", comentaba el probador de Yamaha.

Y es que Lorenzo se mostró "contento con el papel que tengo porque puedo disfrutar la vida de una manera que no he tenido en 20 años" ya que tiene "muchos proyectos" por realizar.

Marc Márquez coge en volandas a Jorge Lorenzo, en el box del equipo Repsol Honda. Repsol

El nuevo papel

El hecho de que sea llamativo para el público de MotoGP implica que también lo haya sido para los mismos protagonistas. Según Lorenzo, este nuevo papel de asesor de Rossi, después de, por ejemplo, el episodio de Sepang en 2015 provoca que sea "difícil ser amigable con un competidor directo". "Marc es un asesino, Valentino es un asesino, yo soy un asesino; Todos queremos ganar y nunca queremos dar nada a los demás", explicaba el mallorquín.

"Hubo muchos comentarios desde entonces, pero el tiempo es un gran sanador; los humanos olvidamos los sentimientos negativos y positivos muy rápidamente, y tal vez con el paso del tiempo los fas han comenzado a entenderme un poco mejor o tal vez porque he cambiado como persona", comentaba un Lorenzo que ahora entiende que Rossi y él están "más cerca que nunca" porque su "interés compartido es ver a Yamaha ganar".

También se mostró muy agradecido con la marca japonesa por interesarse por él cuando anunció su retirada. "Parecía el papel perfecto porque sería capaz de hacer lo que amo, montar en moto, sentirme parte de un proyecto y la sensación de mejorar las cosas, que siempre ha sido agradable, pero sin viajar, sin tantas personas en el paddock durante un gran premio, la presión que conlleva", argumentó el probador de Yamaha.

Por último, también habló de lo que ha supuesto este regreso a Yamaha dándole un palo a Honda. "La sensación es muy familiar de nuevo", explicaba un Lorenzo que puntualizó que con la marca japonesa "estaba sufriendo" y "la vida es para disfrutar".

[Más información: Rossi, sobre la temporada 2021: "Sería bonito hacer equipo con Lorenzo"]