Cheste

Mono completamente negro, con algunos detalles en azul, y botas y casco perfectamente coordinados con su número 73. Estilismo de gala para Álex Márquez en su debut en MotoGP con la Honda RC213V de 2019 en el box del equipo LCR Honda, un contratiempo que será subsanado la próxima semana en el circuito de Jerez, donde ya formará pareja de baile con su hermano Marc en el garaje del Repsol Honda durante los dos días de test y heredará el equipo técnico de Jorge Lorenzo con Ramón Aurín a la cabeza.

Noticias relacionadas

Primero las fotos de rigor, sin la presencia de su hermano para no robar protagonismo al debutante, y después su primera salida a pista a las 11.06 horas. Un arranque de jornada en el que completó siete vueltas y marcó un registro de 1:35.422 antes de sufrir una caída en la curva 10 del circuito Ricardo Tormo de Valencia. Tuvo que esperar tres horas para volver a salir a rodar al disponer únicamente de una unidad de 2019 y apuró el entrenamiento al máximo, marcando su mejor crono (1:32.873) en el penúltimo de los 53 giros completados y quedándose a 40 milésimas de Stefan Bradl, probador de Honda, en su primer contacto con la categoría reina.

“Tenía unas mariposas en el estómago diferentes. La verdad es que estaba un poco nervioso. No era lo suyo comenzar con una caída. Ha cambiado totalmente el plan de trabajo al tener sólo una moto y hemos estado mucho tiempo parados. Ha sido un error de debutante. Aquí es típico caerse en la curva 4 o en la 10; y ha sido en la 10. Acostumbrado a la Moto2, he hecho demasiado estilo Moto2 e iba demasiado pegado a la derecha. Lo he entendido y antes de caer ya lo he visto venir”, han sido las primeras impresiones de Álex Márquez, quien insiste en que tanto él como su hermano deben hacer su camino.

No pensaré quién está a mi lado en el box. HRC tiene la información abierta y compartida, así que voy a intentar aprender al máximo de todos los pilotos de Honda. Yo tengo que hacer mi camino y Marc tiene que hacer el suyo. Voy a intentar aprender al máximo de todos los pilotos HRC. Está claro que tengo a Marc al lado, pero no pienso en ello. Somos hermanos y hablaremos, pero en pista cada uno hará su trabajo y tenemos equipos de trabajo diferentes. Cada uno tiene que hacer su camino”, ha indicado el menor de los Márquez.

Álex Márquez traza un viraje, en su debut en MotoGP en el circuito Ricardo Tormo de Cheste. MotoGP

El flamante campeón del mundo de MotoGP, que terminó en la quinta posición (1:30.698), tampoco se libró de una caída. Fue pasadas las 13.00 horas, poco antes del parón para comer algo, cuando se fue al suelo en la curva 13.

“Evidentemente, que mi hermano esté en MotoGP es un sueño hecho realidad para nuestra familia. Por un lado estoy orgulloso y es una hazaña increíble, pero por el otro, siendo sinceros, preferiría que mi hermano estuviera en otro box porque tendrá mucha presión. La gente es así y comparan con el compañero de equipo. La presión será enorme para mi hermano, pero tiene que entender dos cosas: que es su primera temporada en MotoGP y que es el campeón del mundo de Moto2”, ha reconocido Marc Márquez.