Alcañiz

Tiene prisa Marc Márquez por coronarse campeón del mundo por octava vez y sellar su sexta corona en MotoGP. En su cabeza tenía presente la caída de esta temporada en Austin, en un circuito donde siempre había ganado, cuando lideraba la carrera. Tenía que apartar esos pensamientos para culminar un fin de semana de dominio absoluto en MotorLand Aragón, donde el líder de MotoGP ha sumado su octava victoria del año y la quinta -cuarta consecutiva- en el trazado ubicado a las afueras de Alcañiz. Un triunfo cómodo, por casi cinco segundos, que le permitirá disponer en Tailandia de su primera bola de partido para proclamarse campeón. Dentro de dos semanas sólo necesitará sumar dos puntos más que Andrea Dovizioso para coronarse campeón en un circuito donde la pasada temporada protagonizó un apasionante duelo en la última vuelta en el que se impuso Márquez.

Noticias relacionadas

El líder de MotoGP, que arrancó desde la pole, puso tierra de por medio desde la primera vuelta y emprendió la huida en solitario mientras que por detrás Fabio Quartararo, Jack Miller y Maverick Viñales trataban de seguir su estela. Ninguno lo consiguió y no les quedaba otra que lucha por un puesto en el podio. El australiano impuso la velocidad punta de su Ducati en la recta para superar al francés, que después se vería también superado por Viñales.

Por detrás emergió la figura de Dovizioso en el ecuador de la carrera, que superó a las Yamaha sin despeinarse gracias a los 14 km/h más de velocidad punta en la recta de MotorLand. Poco más puedo hacer el piloto de Ducati, al que sólo le vale ganar en Tailandia para posponer el título de su rival.