Marc Márquez se ha proclamado campeón del mundo de MotoGP tras quedar por delante de Andrea Dovizioso, su inmediato perseguidor en la clasificación, en el circuito Twin Ring Motegi, del Gran Premio de Japón. Una caída del italiano a falta de dos vueltas para el final ha propiciado el séptimo título del español, que con 25 años se convierte en el más joven en alcanzar dicha cifra.

Noticias relacionadas

Es por ello que la celebración de Márquez fue muy especial, plagada de momentos muy recordados. El más divertido sucedió en un pequeño escenario ya preparado, en el que se alzaba una máquina recreativa. Márquez subió y simuló jugar a un videojuego en el que, lógicamente, se alzaba campeón de manera virtual. Todo ello para hacer honor al lema de la victoria: "Nivel 7 conseguido" -en referencia a su séptimo Mundial-.

Y es que, nada más proclamarse campeón, Márquez estalló de júbilo, recorriendo de nuevo el circuito con la bandera de campeón. 

A esto se sumó la celebración con el resto de su equipo, la escudería japonesa Honda.

Otro de los momentos más especiales fue cuando, tras alzarse en el podio, se dirigió a los aficionados allí prresentes para comenzar a contar sus títulos.

Finalmente, fue bañado en champán por el británico Cal Crutchlow y su compatriota, el catalán Álex Rins, quienes quedaron segundo y tercero respectivamente en la carrera.