Tras pasar 24 horas ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital Infermi de Rimini, Valentino Rossi ha recibido el alta hospitalaria y ha regresado a su casa de Tavullia, donde guardará reposo a lo largo del fin de semana.

Noticias relacionadas

El piloto italiano acudió el jueves por la tarde a las urgencias del centro médico después de tener problemas respiratorios producto de una caída mientras se entrenaba en el circuito de Cavallara, ubicado en Mondavio (provincia de Pesaro y Urbino). Il Dottore sufrió un fuerte golpe mientras rodaba con la moto de cross pero tras el incidente regresó a su casa, donde comenzó a sentirse mal.

Ingresado en el Hospital Infermi de Rimini, le fue diagnosticado un traumatismo torácico y abdominal.

A lo largo del viernes se le han realizado diversas pruebas médicas que han arrojado resultados positivos y el dolor, producto de lesiones leves en el hígado y en el riñón, ha comenzado a remitir.

[Más información: La madre de Rossi: "Valentino está bien y descansando"]

Ante este pronóstico, los médicos han tomado la decisión de darle el alta hospitalaria para que guarde reposo en su casa de Tavullia antes de la disputa del Gran Premio de Italia, el próximo 4 de junio.

Tras la decepción de Le Mans, donde se fue al suelo en la última vuelta cuando peleaba por la victoria con Maverick Viñales, el piloto italiano preparaba intensamente el GP de Italia, donde la pasada temporada rompió el motor de su Yamaha M1 cuando lideraba la prueba.

“Conociendo a Valentino, hay muchas posibilidades de que corra en Mugello. Es una roca y cada hora que pasa se recupera un poco más”, aseguró Alessio Uccio Salucci, el mejor amigo y mano derecha de Valentino Rossi, en declaraciones al periódico italiano Rimini Today. “El estado de ánimo de Valentino es alto, y sólo piensa en prepararse para el Gran Premio de Italia. A pesar del fuerte golpe que recibió, su estado físico es bueno. Todo está en su sitio”, añadió Salucci a la salida del hospital.