Lewis Hamilton se enfrenta, seguramente, a la temporada más importante de su carrera profesional. A sus 36 años, el británico tiene en su mano convertirse en el piloto más laureado de la Fórmula 1. Para ello debe conseguir su octavo Mundial con el que superaría por siempre a Michael Schumacher. Su sociedad con Mercedes le convierte en el favorito a ganar por quinto año consecutivo. La pregunta es: ¿y después?

Noticias relacionadas

El fin de Hamilton en la F1 está más cerca y eso es algo que se puede extrapolar de diferentes claves. La primera es su discurso en la presentación del Mercedes W12. El Mundial lo ve más para los empleados del equipo y quiere conseguirlo "para ellos". Su prioridad es otra: "El año pasado se habló mucho de igualdad, inclusión y creo que se está hablando mucho de este año de empujar para conseguir diversidad y hay que asegurarse de que se actúa", señaló.

La otra clave es su contrato, ampliado hace apenas un mes de cara a solo un año. Sobre ello también habló el propio Hamilton: "Estaba en una posición afortunada, ya que logré la mayoría de cosas que quería hasta ahora, así que no hay una necesidad real de hacer planes a largo plazo. Vivimos en un periodo de tiempo raro y sólo quería un año. Luego podremos hablar de hacer más y seguir añadiendo años si tenemos que hacerlo".

Lewis Hamilton, con su mono y su casco para 2021 Mercedes

Si bien no cierra ninguna puerta, se hace difícil imaginar a Hamilton y a Mercedes pasar por las dificultades de otra renovación como ocurrió con esta última. Su edad es otro factor a destacar y su falta de ambición por ganar, centrado en su activismo, parece obvia. En la escudería germana saben que hay que mirar al futuro, más cuando arranca una nueva era en 2022 y hay nombres interesantes como Verstappen o George Russell.

Hamilton, prácticamente, ha cumplido con todo lo que tenía por hacer en esta disciplina y es ya una leyenda de la Fórmula 1. Tampoco hay que obviar que su salida sería una grave pérdida para el Gran Circo por lo que significa su figura, tanto a nivel deportivo como mediático, pero la F1 siempre ha estado por encima de cualquier piloto y está a punto de comenzar una nueva etapa.

La fortuna de Hamilton

En cuanto al piloto de Stevenage, este también puede mirar a un futuro alejado de la Fórmula 1 sin preocupaciones. Dejará de ganar los 45 millones de euros que cobrará esta temporada, pero su fortuna no se renqueará por ello. Según Forbes, es el piloto que más ingresos ha conseguido en la historia de la disciplina. Y no solo eso. Sunday Times le coronó como el deportista británico con una mayor fortuna, por encima de Beckham.

El Hamilton alejado de la Fórmula 1 podrá expandir su lado activista, aunque las puertas del Gran Circo siempre estarán abiertas para él en el puesto que quiera. Vías por las que crecer y vías que explorar no le faltarán, siendo ya un icono mundial a varios niveles y habiendo descubierto recientemente su faceta emprendedora.

Icono global

No hay que olvidar que Hamilton no ha fabricado su fortuna solo con lo ganado en la Fórmula 1. Siempre ha estado cerca de la moda, apostando por un look tan cuidado y en tendencia, tanto que Tommy Hilfiger le ha usado de imagen y hasta le confió en 2018 una línea de ropa bajo el nombre TOMMYXLEWIS. Bose, L’Oréal, Mercedes y Police o los relojes IWC y las motos MV Augusta, estas dos más de lujo, son otras marcas de las que es embajador.

Hasta ahora no ha tocado en exceso el mundo de los negocios, algo que quizás rompe con la línea de otros grandes pilotos de la historia. Sin embargo, sí que se introdujo como emprendedor en el 2019 en el sector de la restauración, con la cadena de hamburguesas veganas Neat Burger. Lejos de la Fórmula 1 podría explotar más todavía su parte empresarial combinada con su activismo y compromiso social que defiende.

[Más información: Hamilton 'pasa' del título: "Luchar por la diversidad es lo que me motiva"]