Fernando Alonso regresó a Monza a lo grande. El piloto acudió al Gran Premio de Italia de Fórmula 1 como embajador de McLaren. Su presencia causó un gran expectación y excitación entre los presentes quienes no se cansaron de aclamarle. El piloto asturiano siguió de cerca todas las sesiones y la carrera.

Noticias relacionadas

No obstante, no pudo evitar la tentación de subirse a las 'cuatro ruedas'. Alonso dio una vuelta en Monza con un coche deportivo y tuvo una acompañante muy especial. Su novia Linda Morselli pudo vivir desde muy cerca la experiencia y comprobar cómo conduce el piloto asturiano.

También se le vio hablando con Zak Brown, quién tiene el deseo de convencerle para que dispute la IndyCar con ellos en 2020, y se reencontró con viejos conocidos como Jackie Stewart, Carlos Sainz... Toda una experiencia que quizá le haga pensar en su vuelta a la Fórmula 1. 

[Más información en: Fernando Alonso baraja su vuelta a la F1 en 2021: "Quizás sea una buena oportunidad"]