"Todos sueñan con ganar y creen que una mujer no puede ganar en F1. Por eso, pienso que un campeonato femenino de F1 podría ser la respuesta adecuada. Como hemos visto recientemente, hay defensores importantes de esta idea. Si el campeonato femenino se hace realidad, sería fantástico". Estas declaraciones de Carmen Jordá se han vuelto en su contra poco tiempo después de realizarlas.

Noticias relacionadas

Todo se debe a la decisión de la FIA de incorporar a la piloto de Alcoy a su Comisión de la Mujer, en la que el organismo anunció que Jordá entra para "representar y defender los intereses de la mujer en el mundo del automovilismo". Una decisión que ha sentado genial a la española, pero no así a muchos aficionados y, sobre todo, a varias compañeras notables de profesión.

Es el caso de Pippa Mann, de la IndyCar. "Estimada FIA: si la noticia que estoy escuchando es correcta y habéis nombrado a una piloto que no ha conseguido resultados notables y que cree que no podemos competir en iguales condiciones en este deporte para representar a las mujeres en las carreras, estoy increíblemente decepcionada. Sinceramente: una piloto que se ha clasificado para las 500 Millas de Indianápolis (la más rápida de la historia en esta competición) y que ha ganado una carrera de IndyLights", escribió en su Twitter.

"Un modelo de conducta es una persona cuyo comportamiento, ejemplo o éxito es o puede ser emulado por otros, especialmente por los más jóvenes. No hace falta decir más", dijo la colombiana Tatiana Calderón, piloto de desarrollo de Sauber y competidora en GP3, la Fórmula 3 española y la Eurofórmula Open.

Esas reacciones llegaron tiempo después de que la danesa Christina Nielsen, que corrió en la última edición de las 24 Horas de Le Mans, dijese lo siguiente sobre Jordá: "En Europa conocen sobre todo a Carmen Jordá, que tiene el mérito de haberse montado una carrera que jamás dependió de sus resultados en pista. Va al estudio, posa para fotos bonitas, hace desfiles… Es realmente triste lo que representa para mujeres piloto como yo. Hay quien piensa que eso es lo que hacemos todas las que corremos. Y es un problema. A mí sólo me interesa la competición…".

Ni siquiera la mismísima presidenta de la Comisión de la Mujer a la que ha accedido Jordá, la expiloto de rallies francesa Michele Mouton, confía en ella. "Algunas han escalado en el mundo del automovilismo, pero eso tiene más que ver con las estrategias de marketing", opinó, sin dar nombres pero refiriéndose muy posiblemente a la alicantina, hace dos años.

Sus resultados deportivos nunca destacaron (no puntuó en ninguna carrera de las que disputó en GP3, por ejemplo), algo que también sacaron a colación los fans en las redes sociales. "En tres temporadas en GP3, no terminó por encima del puesto 17", tuiteó uno.

"¿Cómo te consideras capacitada para esto cuando en el fondo no crees que las mujeres son iguales que los hombres? Es lo contrario de luchar por las mujeres en el automovilismo", dijo otro. "Menuda broma. Lo que se necesita es una mujer que quiera a más mujeres pilotos compitiendo contra los hombres, no a una que se contenta con que le siente bien el mono de piloto mientras posa al lado de un coche para hacerse una sesión de fotos", sentenció un usuario más.

Algunos llevaron sus críticas todavía más lejos, colgando gifs con imágenes obscenas e incluyendo en sus respuestas los nombres de algunas pilotos, en su opinión, más capacitadas para el cargo que Jordá. Su impresión de que los chicos "intentan derribarte" en cualquier competición en la que también hay mujeres de por medio ha provocado una oposición prácticamente rotunda hacia ella en las últimas horas.